Vancouver: qué ver en downtown

El centro de Vancouver no es muy grande y por tanto las distancias no son muy largas y es muy sencillo moverse tanto a pie como en transporte. Para ver bien la ciudad, nosotras os recomendaríamos invertir unos 2-3 días para downtown y, si aún tenéis tiempo, invertiría un par de días más en visitar algunos lugares alrededor que son fácilmente accesibles en transporte.

Vancouver: qué ver en downtown

¿Cómo llegar al centro de Vancouver desde el aeropuerto y cómo utilizar el transporte público?

Lo más probable es que vuestra llegada a Vancouver sea por aire al aeropuerto internacional YVR  (recordad que es necesario sacar el ETA antes de viajar, y que no os darán ningún documento físico, se asocia automáticamente a vuestro pasaporte). Desde allí hay varias opciones para llegar al centro de Vancouver (taxi, transfers, etc.) pero sin duda la más asequible y que funciona fantásticamente es el Skytrain. El aeropuerto de Vancouver se encuentra en la zona de Richmond, en una isla llamada Salt Island, hasta donde llega el skytrain (el metro de Vancouver, famoso porque no tiene conductores). Para salir del aeropuerto podéis comprar un billete sencillo hasta el centro (CAD 2,75) en el que os cobrarán un recargo de CAD5 por la salida de la isla. Este cargo sólo se cobra a la salida, no a la entrada, por lo que si volvéis al aeropuerto desde el centro, sólo tendréis que pagar el billete sencillo, sin recargo alguno.

También podéis comprar una tarjeta compass en las máquinas del skytrain, que podréis recargar con dinero para moveros después por la ciudad y alrededores (muy recomendable si vais a pasar varios días en Vancouver). La tarjeta compass cuesta CAD6, pero este coste es un depósito, por lo que el último día de vuestra estancia podéis ir a devolverla al centro de atención al cliente que está en la estación de Stadium-Chinatown y os devolverán el depósito, pero antes tenéis que registrarla en la web de Compass, no lo olvideis o no os devolverán nada.

El skytrain tiene 3 líneas, con varias zonas cada una de distintos precios, pero a partir de las 18:30 de la tarde todas las zonas tienen el mismo precio, y también durante los fines de semana. Además en Vancouver es muy sencillo y práctico moverse en autobús, ya que de este modo se cubre mucho mejor la ciudad y sus alrededores. La tarjeta compass también sirve para autobuses (el precio del viaje es siempre el mismo, sea la zona que sea) y sólo hay que pasar la tarjeta a la entrada. Y por último, también sirve para el SeaBus, el ferry que cruza desde el puerto de Vancouver a la zona de North Vancouver. Aquí podéis consultar todo lo relacionado con el transporte en esta zona.

¿Dónde dormir en Vancouver?

Vancouver es una ciudad muy cara en todos los sentidos, pero especialmente en el alojamiento. Lo ideal para hacer turismo sería alojarse en downtown, pero por nuestra experiencia podemos decir que mientras tengáis cerca cualquier estación de metro (preferiblemente dentro de la zona 1) podéis moveros fantásticamente a cualquier sitio. Nosotras utilizamos principalmente dos sitios webs para buscar alojamiento: Booking (para hoteles y hostales) y Airbnb, para habitaciones y apartamentos. En Vancouver especialmente recomendamos mucho Airbnb, ya que los precios suelen ser mucho mejores y aquí es totalmente legal y la gente lo utiliza muchísimo. Si optáis por esta opción, pinchando en el banner os regalamos 25EUR para vuestro primer viaje 🙂

Si miráis hoteles y hostales en downtown, lo más barato seguramente os saldrá en una zona cerca de la calle East Hastings. Está muy cerca del centro y llama la atención que los precios sean tan competitivos, pero os desaconsejamos que os alojéis allí, ya que os podéis llevar una desagradable sorpresa. La calle East Hastings es la calle de los vagabundos, los drogadictos y demás personajes que habitan en Vancouver. Es muy brutal, de verdad.

Si encontráis algún alojamiento que os convence pero tenéis dudas sobre la zona, preguntadnos directamente o mejor aun, dejad un comentario para que le pueda servir a todo el mundo, y estaremos encantadas de ayudaros y deciros cómo es la zona que os interesa 🙂

 

¿Qué ver en Vancouver downtown?

Waterfront, Gastown…y Hastings:

Waterfront es la estación más importante de downtown, ya que aquí se unen la Canada Line y la Expo Line. Como su nombre indica, se encuentra justo frente al agua, así que una vez sales de la estación, justo al lado tienes el mar. Muy cerca está el Canada Place, un edificio con una inconfundible cubierta en forma de velas o de carpa de circo, que es uno de los emblemas de la ciudad. Aquí se hacen eventos constantemente y siempre suele haber actividades en el exterior, especialmente en verano, además de enormes cruceros “aparcados en la puerta”.  Y justo enfrente está el Convention Centre, una mole inmensa de cristal que acoge todas las convenciones, que no son pocas, de Vancouver. Normalmente no se puede entrar más allá de su lobby (con un gigante globo terráqueo en el techo), pero de vez en cuando hay jornada de puertas abiertas y merece la pena pasar. Además en esta zona se graban muchísimas series y películas, es raro el día que no te cruzas con algún rodaje por el centro. Por algo Vancouver recibe el apodo de “North Hollywood” 🙂 Detrás del Convention centre está la plaza donde se puede ver la famosa escultura de la Orca pixel y el caldero olímpico. Y muy cerca está el Vancouver Lookout, una torre con la parte superior circular que tiene un mirador desde donde tener unas buenas vistas de Vancouver. En nuestra opinión es bastante caro y no es muy alto, pero lo visita mucha gente, así que vosotros decidís 😉 

        

Desde Waterfront se llega también a una de las zonas más bonitas de la ciudad: Gastown. Es el barrio más “cuqui” de todo Vancouver, junto a Yaletown. La calle principal es Waters st. y aquí podréis encontrar, además de decenas de bares, restaurantes, tiendas de ropa y de souvenirs, otro de los iconos de la ciudad: el reloj de vapor. Este reloj, cuya maquinaria puede verse a través de su cuerpo de cristal, da la hora cada 15 minutos con un pequeño espectáculo de vapor y sonido. Lo mejor es ir a las horas en punto, que es cuando podréis escuchar la cancioncita entera. En Gastown hay dos tiendas que nos parecen especialmente curiosas: la tienda de cosas extrañas Salmagundi West (no hay descripción posible, hay que verla), y justo detrás del reloj hay una galería de arte que es la más molona del mundo si os gustan las zapatillas deportivas. Se llama 604 y se dedica a la venta de sneakers decoradas con pinturas inspiradas en Canadá, hechas por artistas locales. En la galería se exponen tanto las obras originales como las zapatillas, que en sí mismas son obras de arte. No apto para todos los bolsillos, pero sí apto para todas las miradas, ya que el acceso es gratuito. Si alguien quiere hacernos un regalo, que nos pregunte talla de calzado, jaja.

   

Justo al lado de este barrio tan cuqui se encuentra la calle Hastings. Pese a que en algunos sitios hemos leído que le llaman “la calle más peligrosa de Norteamérica”, a nosotras nunca nos ha dado esta impresión. Al contrario, la calle es bastante segura, pero sin duda cuando paseas por allí te quedas en shock, ya que la parte Este de la calle está absolutamente atestada de vagabundos y gente con serios problemas mentales y de drogas. No es un sitio en el que uno se sienta cómodo, pero si queréis conocer Vancouver, esta es una parte tan importante como las demás de la ciudad. Podéis acercaros a East Hastings un momento desde Gastown y pasear algunas manzanas para ver la realidad de estos “otros” vancouveritas, que nada tiene que ver con lo que conocemos de Canadá desde fuera. En principio no debéis preocuparos por vuestra seguridad, siempre y cuando vayáis con una actitud normal y mente abierta, sin tomar fotografías o vídeos, y mejor sin establecer mucho contacto visual o físico con ellos. Nosotras hemos ido muuuuuchas veces y nunca hemos tenido ningún problema, pero hay que saber dónde se mete uno para no llevarse sorpresas desagradables.

Calles principales: Burrard, Granville, Robson.

En la zona más central de todo el centro, valga la redundancia, están las calles principales de la ciudad, las más comerciales y por las que os moveréis constantemente. El centro de Vancouver parece un pequeño Nueva York (salvando las distancias) y estamos seguras de que os encantará. En Burrard podéis visitar el hall del Marine Building, un precioso edificio que tiene cierto aire al Empire State en su decoración, pasear hasta el hotel Fairmont o visitar la Christ Church Cathedral.

 

En la calle Granville hay multitud de tiendas de todo tipo y bastantes locales nocturnos, ya que los fines de semana se convierte en peatonal y se llena de gente. También podréis ver bastante gente viviendo en la calle, especialmente chicos y chicas jóvenes, pero nada comparado con East Hastings, por supuesto.

Entre Burrard y Granville podéis visitar la Vancouver Art Gallery o acercaros a Robson Square, una plaza en la que siempre hay algún evento/encuentro/manifestación y donde suelen establecerse los defensores de la marihuana y el cannabis terapeútico….y no terapeútico, va, no nos engañemos, jaja. La calle Robson es fantástica para encontrar restaurantes asiáticos. A nosotras nos encanta uno que se llama Santouka: es pequeño y suele estar siempre hasta arriba, pero cuando probéis sus deliciosos ramen lo entenderéis todo. Es nuestro restaurante favorito de la ciudad.Ramen en Santouka

Chinatown: 

En Vancouver vive una de las mayores comunidades chinas del mundo y lo notaréis a cada paso, así que merece la pena pasear por Chinatown (aunque la verdadera China de Vancouver está sobre todo en Richmond y en la zona de Joyce), intentar descifrar qué esconden los tarros de las tiendas medicinales y de especias chinas, ver el Sam Kee building (el edificio comercial más estrecho del mundo) y entrar al jardín clásico Dr. Sun Yat-Sen.

West End, English Bay y Davie st.:

West End es una de las zonas de viviendas más bonitas de Vancouver, con un montón de casitas unifamiliares y bloques de apartamentos nos muy altos. La zona de English Bay está justo al lado y en verano es una gozada poder ver el mar desde la ciudad. En este área se encuentra también Davie St., la zona más LGTB de Vancouver y una calle muy animada para pasear, salir de fiesta, cenar…

Yaletown:

Sin duda la zona más “pija” de downtown. Aquí hay muchos edificios de lujo y buenos hoteles y restaurantes y también bastante aire hipster. Para pasear y quizá tomar unas cervezas es una zona muy chula. Aquí se encuentra el centro cultural Roundhouse, muy curioso de visitar ya que tiene una máquina de tren original dentro.

Coal Harbour, Stanley Park y las playas de Vancouver:

Una de las actividades que más recomendamos hacer en Vancouver es recorrer el Seawall de Stanley Park, de unos 9km de longitud. A Stanley Park se puede llegar en transporte público (desde el centro se puede tomar el autobús 19 por ejemplo) o caminando desde Coal Harbor, donde además podremos ir observando diferentes barrios de la ciudad. El Seawall es un recorrido muy bonito alrededor de Stanley Park, con vistas siempre al mar y las montañas de North y West Vancouver, pasando por debajo del puente Lionsgate, cerca de Siwash Rock y de la escultura Girl in a Wetsuit, cruzando First Beach, Second Beach y Third Beach y terminando en English Bay. Las playas de Vancouver no son gran cosa, pero podéis bañados o parar a tomar el sol un ratito. Aunque mejor os recomendamos ir a la piscina que abren en verano Stanley Park, con unas preciosas vistas al mar. El seawall es un paseo largo pero muy agradable, sobre todo si hace buen tiempo, aunque con niebla tiene mucho rollo también. Mucha gente lo hace en bici (se alquilan en varios sitios cerca del parque) o en patines. ¡Si tenéis suerte podréis ver incluso alguna foca en el agua durante el recorrido! Merece también la pena pasear por el interior de Stanley Park, visitar los Totem y buscar mapaches cerca del acuario o castores en los alrededores de Beaver lake.

Main St., Terminal y Olimpic Village:

En este área hay mucho arte callejero y también algunas de las mejores breweries (de cerveza artesanal) de la ciudad. En Main hay mucha actividad siempre y hay muchos restaurantes y tiendas, pero hay que tener un poco de cuidado con la zona de Terminal, que al ser una estación bastante grande tiene un ambiente un poco…bueno, de estación de gran ciudad, jaja.

 

False Creek y Granville Island:

Recorrer el paseo que une la zona del Science World, pasando por False Creek y llegando hasta Granville Island es uno de los recorridos más encantadores de Vancouver. Granville Island tiene un mercado enorme donde además de comprar fruta y otros productos se puede picar algo por un precio razonable. Suele haber algún evento siempre o música en directo. Además hay muchas tiendas de arte, bares, una brewery y exposiciones (entre ellas se puede ver siempre una obra de Os Gemeos en los silos de la isla). A Granville Island se puede llegar también desde English Bay en unos minibarquitos muy monos. Lo hacen muchos turistas pero también los utiliza la gente que vive en English Bay.

 

Pero por supuesto además de downtown hay muchos lugares fantásticos que visitar en los alrededores de Vancouver, así que si tenéis tiempo no dudéis en explorar British Columbia, que tiene mucho que ofrecer.


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Vancouver: qué ver en downtown
Facebooktwitter
Etiquetado en:                                     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *