Singapur

Singapur

Singapur es una ciudad-estado donde los grandes protagonistas son los negocios y la industria del ocio y el entretenimiento. Aquí se encuentran las sedes de muchísimas grandes empresas multinacionales y por tanto la ciudad está llena de expatriados de todo el mundo y sus familias, que tienen, según nos contaron de primera mano, una vida muy cómoda. En Singapur, si tienes dinero, se vive muy bien, porque la ciudad lo tiene todo para hacer la vida sencilla y entretenida a tod@s est@s ejecutiv@s y sus familias: buenos colegios privados, algunos de los mejores restaurantes del mundo y muchísimas actividades de deporte y ocio para las clases altas ( grupos de running o de patinaje, pasando por incontables bares, a cada cual más «fashion», para el afterwork, y espectáculos de todos los colores). Si eres autóctono de Singapur y no eres de clase alta, la cosa debe cambiar bastante, y según en qué barrios te muevas de la ciudad se ve claro.

Pero como turista la ciudad es de lo más entretenida para pasar unos días, así que no perdáis la oportunidad si visitarla si tenéis una escala larga o si os pilla de camino entre países del sudeste y/o Australia. Eso sí, olvidaos del presupuesto mochilero del sudeste asiático, que aquí todos los precios suben como la espuma. ¡Peeeeero afortunadamente también hay muchas cosas gratis y/o baratas que hacer en la ciudad!

Estos son nuestros imprescindibles de Singapur:

  • Maravillarse con su aeropuerto: sí, sí, el aeropuerto Changi de Singapur es un “must” absoluto. Además de ser uno de los aeropuertos más modernos del mundo, está lleno de rincones espectaculares: diversos jardines, un mariposario, esculturas, obras de arte, etc. Así que bien merece la pena tener una escala larga para poder explorarlo. A nosotras nos encantó la escultura Kinetik Rain (Terminal 1), pero hay muchísimas otras atracciones que descubrir. Eso sí, cuidado no os quedéis ensimismados y perdáis el vuelo. Por cierto, si sólo tenéis una escala larga en la ciudad y no vais a quedaros allí unos días, el aeropuerto de Changi, la aerolínea Singapur Airlines y la Junta de Turismo de Singapur, ofrecen un tour express gratuito por la ciudad para que podáis explorar los lugares más representativos y volver a tiempo para vuestro siguiente vuelo. Lo tienen todo pensado.
  • Merlion Park y Esplanade: Merlion Park es el pleno centro de Singapur, con vistas a la bahía, y donde se encuentra la fotogénica fuente del león Merlion (en realidad mitad pez, mitad león), símbolo absoluto de la ciudad y en la que todo el mundo tiene alguna foto divertida. Esplanade, Theatres on the Bay, es el centro de artes escénicas principal de la ciudad y se puede visitar de manera gratuita aunque no vayáis a asistir a ninguna función. Lo más interesante, además de que el edificio en sí es una pasada (apodado «el durian» por su semejanza exterior a esta fruta), es que tiene una azotea fantástica desde donde se tienen unas vistas increíbles de la ciudad.

  • Marina Bay Sands: al pensar en Singapur la primera imagen que se viene a la mente es este edificio, por su peculiar forma de barco elevado sobre 3 enormes rascacielos. El hotel Marina Bay preside Singapur desde todos los ángulos posibles y alojarse aquí y poder bañarse en la infinity pool más famosa del mundo es sólo para unos pocos que pueden darse el capricho (o unos muchos, porque se cuenta que está siempre atestada de gente). Pero pasear por su hall es totalmente gratis y muy recomendable. Entrad con determinación, jaja, merodead y daos una buena vuelta por el centro comercial de lujo que se encuentra en el mismo complejo, The Shoppes. Además podéis podéis utilizar el complejo de Marina Bay Sands para cruzar hasta Gardens by the Bay.

   

   

  • Gardens by the Bay: otra de las atracciones imperdibles de Singapur. Estos jardines, además de estar llenos de plantas exóticas, tienen unos habitantes un poco más artificiales: los famosísimos árboles luminosos. Es fundamental ir por la tarde/noche para verlos iluminados y poder asistir al espectáculo de luces y sonido junto a Grove Tree (a las 19:45 y 20:45h cada día) y después ver el show de luces y agua frente al Marina Bay Sands (a las 20:00 o 21:30h) desde Merlion. Ambos espectáculos son totalmente gratuitos y os recomendamos muchísimo que no os los perdáis.  ¡Nosotras fuimos en Navidades y alucinamos con la versión especial que hicieron! Es una horterada total, pero ¿a quién no le vuelve loc@ una cosa bien hortera? A nosotras desde luego que sí, jaja.                                       
  • Cenar en el restaurante con Estrella Michelín más barato del mundo: como decíamos antes, en Singapur están algunos de los mejores restaurantes del mundo, ya que tienen siempre clientela garantizada con los expatriados y toda la gente que viaja a Singapur por negocios. Pero hay que remarcar que en Singapur hay una riquísima cultura gastronómica que va más allá de modas y de pijadas. Una prueba de esto son los hawker, los recintos de comida callejera. En este caso, os hablamos de una mezcla de ambos mundos: Hong Kong Soya Sauce Chicken Rice & Noodle”, el 1er Estrella Michelín que es un puesto callejero. Bueno, o que era un puesto callejero. Antes se encontraba en un recinto de hawkers al final de la calle Smith, pero ahora se han trasladado al número 78 de la misma calle, a un local más grande. Tienen pocos platos y todos similares, pero lo que hizo famoso al chef Chan Hon Meng es la salsa con la que acompaña el pollo o cerdo. Suponemos que cuando era un pequeño puestecito, donde cocinaba solo este señor, la comida debía ser increíble, y de ahí se ganó su fama, pero ahora…se les ha ido de las manos. Permanentemente hay una larguísima cola en la puerta, a veces toca esperar más de 1h y cuando entréis veréis que el sitio es cutre cutre, parece un McDonalds antiguo y sucio. La atención al cliente es pésima y la comida está regular, jaja. Por ejemplo nuestro pollo estaba crudo como para echar a andar (tuvimos que pedir dos veces que nos diesen otro más hecho y al final desistimos y comimos lo que pudimos), peeeeero al César lo que es del César: la salsa es absolutamente increíble. Así que pese a que lo único que vale la pena de verdad es la salsa, la experiencia de comer en un Michelín por menos de 10€ hace que lo consideremos un imprescindible de Singapur.

         

  • Pasear por Little India y Chinatown: Estos dos barrios son posiblemente las zonas del centro de Singapur que mejor conservan cierta autenticidad, que no están diseñadas únicamente para el entretenimiento de los expatriados. Por eso merece la pena dar una vuelta y explorar estos dos barrios tan interesantes, llenos de templos y negocios locales, donde se respiran las culturas india y china, respectivamente. En Chinatown hay dos calles que se han puesto muy de moda, porque sus edificios tradicionales han sido ocupados por tiendas, bares y restaurantes, y están muy transitadas especialmente de noche: Club street y Ann Siang HillY como se nota que nos gusta comer, os recomendamos hacer una parada para recargar energía en un auténtico recinto hawker. Hay varios en la zona, pero os sugerimos el Chinatown Complex Market & Food Centre, que es el recinto en el que estaba anteriormente el estrella Michelín del Sr. Chan Hong meng. No esperéis comida pija, aquí todo es comida callejera, pero no os arrepentiréis, porque hay cosas deliciosas. Por ejemplo si os gusta el cangrejo, en Singapur es súper típico comerlo con una salsa picante. Pero hay comida de todo tipo, con mucha influencia de todas las culturas que conviven en la ciudad (china, india, malaya, árabe, etc.).

  • Sultán Mosque: la mezquita del Sultán (o Masjid Sultan) es uno de los edificios religiosos más importantes de Singapur. La entrada es sólo para musulmanes, pero si estáis en la zona de Kampong Glam, el barrio árabe,  no dudéis en acercaros a ver este precioso edificio y su llamativa cúpula dorada.
  • Pasear por las calles más famosas de Singapur:
    • Haji Lane: es una calle «alternativa», con aire vintage podríamos decir. Muy popular por sus tiendas, sus cafés y sobre todo por su colorido arte callejero. 
    • Gaylang road: podríamos considerarlo el distrito rojo de Singapur. Es una zona también bastante auténtica de la ciudad, habitada principalmente por malayos. Por el día es un barrio tranquilo, pero de noche se transforma y se pueden encontrar muchos negocios relacionados con el juego y la prostitución.
    • Clarke quay: esta zona a la orilla del río está llena de bares, restaurantes y tiendas. Ocio y entretenimiento singapureño para expats en estado puro.
    • Orchard Road: es otra calle donde el capitalismo, el lujo y la exclusividad de Singapur también reinan a cada paso.

    

Alojamiento: como os decíamos al principio, Singapur no es como el resto de lugares del Sudeste asiático, y en el alojamiento se nota mucho. Opciones hay de todo tipo, especialmente opciones de gama alta y lujo. Si buscáis algo más en plan mochilero, la cosa se complica, sobre todo porque la relación calidad-precio no tiene nada que ver con los países de alrededor, pero sí que hay opciones, sobre todo si podéis subir un poquito el presupuesto y buscáis ofertas en webs como Booking, por ejemplo. Nosotras nos alojamos en uno llamado Blissful Loft, bastante cutre, así que no lo recomendamos mucho, hay mejores por precio similar, jaja.

 

Y hasta aquí nuestra aventura por el Sudeste Asiático, en Singapur, el último destino antes de viajar a Oceanía, el continente que durante tanto tiempo soñamos visitar, y donde pudimos explorar los que a día de hoy siguen siendo dos de nuestros países favoritos del mundo: Australia y Nueva Zelanda.

 


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

 

Singapur
Facebooktwitter
Etiquetado en:                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *