Santorini, un lujo en el Mediterráneo

Santorini

Santorini

Después de más de una semana en Grecia, caminando por Atenas y Creta, conociendo su fascinante historia, disfrutando de sus fantásticas playas y sin parar de probar exquisitas delicias locales, tomamos un ferry (de la compañía Hellenic Seaways) desde Heraklion (Creta) con dirección a Santorini. 2 horas más tarde apareció en el horizonte una isla imponente, con sus incontables casas blancas que ya nos daban una pista de lo que nos íbamos a encontrar más tarde.

Nos hospedamos en la Pansion Zaharoula (Fira – 60/noche), que como servicio extra proporciona la recogida gratuita desde el puerto por parte del dueño, un señor de lo más amable y dicharachero que nos Zaharoulahizo muy ameno el trayecto hasta la pensión, donde nos recibió su mujer: Irene. Ella es un auténtico encanto y nos dio muchísimos consejos sobre Santorini: restaurantes, excursiones, transportes… La pensión está a 10 minutos andando del centro de Fira (Thira), la capital de la isla. Las habitaciones son clásicas, limpias y con todo lo que necesitábamos para esos tres días. Un sitio totalmente recomendable para estancias cortas y largas, porque nos hicieron sentir como en casa, pero disfrutando de nuestra privacidad, ya que todos los apartamentos están separados.

El primer día decidimos quedarnos en Fira para familiarizarnos con la isla. Sin duda la mejor decisión que pudimos tomar fue hospedarnos aquí, ya que al ser la capital dispone de todos los servicios y el autobús, que es el medio que decidimos utilizar para movernos por la isla, partía desde ahí hacia todos los destinos. Mama's houseComenzamos dando un paseo por el centro y comimos en Mama´s house, un restaurante que nos recomendó Irene, con una comida riquísima y que, al no estar cerca del acantilado, tiene precios más económicos. En Mama’s probamos dos de sus especialidades: los nidos de berenjena («Mama’s stuffed eggplant nests») y el cordero con pasta («Mama’s baked lamp capama»). Salimos de allí rodando, pero con una sonrisa de oreja a oreja y por menos de 15 por persona. Hay que tener en cuenta que Santorini es uno de los lugares más caros de Grecia, y si te despistas te pueden dar un buen estacazo, así que cuidado con los restaurantes «con vistas», que en muchos de ellos el volcán lo veréis a lo lejos pero bien reflejado en la cuenta.

Paseamos por el centro y tomamos el camino cerca del acantilado que une Fira y Oia, aunque no llegamos hasta allí, ya que son más de 2h de caminata y con el calor no apetecía. En este recorrido disfrutamos de unas vistas espectaculares. Después de todo el día descubriendo la capital, buscamos un lugar especial para ver el atardecer, que según dicen es uno de los mejores del mundo. Desde Fira, andando unos 30 minutos por este camino del acantilado, encontramos un banco digno de postal donde pudimos contemplar un espectacular atardecer y sacar todas fotos que quisimos la mar de tranquilas.

         Atardecer Fira 1              Atardecer Fira 2

Al día siguiente  hicimos una excursión al volcán Nea Kameni. Hay muchas compañías que organizan excursiones y todas tienen un precio similar, podéis comprar los tickets por la ciudad o en el puerto. Nosotras le compramos los tickets directamente a Irene en la pensión (18 por persona), sin ningún incremento de precio para nosotras. La excursión consiste en coger un barco en el puerto antiguo que te lleva a la isla de enfrente (el famoso volcán), donde hay que pagar otros 2 para acceder al parque natural (en total 20). Para subir y bajar del puerto hay varias opciones: 1. Coger un burrito (5€/trayecto), que nosotras no hicimos porque cuando ves el estado de los pobres animales realmente se te quitan las ganas de fomentar su explotación, por muy «típico» que nos lo pinten; 2. Ir andando: la bajada más o menos, aunque haya que ir esquivando burros y el olor no sea el más agradable, pero la subida…hay que echarle ganas; 3. el teleférico (5), que nosotras utilizamos para subir y la verdad es que llega rapidísimo y es muy cómodo.

Una vez en el barco nos plantamos nuestras zapatillas de trekking ¡y pa’arriba! La caminata es considerable, especialmente con calor de Agosto, no apta para aquellos con dificultades para subir y bajar de un barco o hacer un poco dVolcán Nea Kamenie senderismo. Las vistas desde el volcán merecen la pena, pero desafortundamente no tienes mucho tiempo para disfrutarlo, ya que el barco está esperando para llevarte a la isla de al lado a darte un chapuzón en sus aguas termales (Hot Springs). Es muy curioso ver cómo el agua cambia de color por el azufre y la temperatura sube drásticamente. Eso sí, dos recomendaciones: 1. Del barco hay que tirarse directamente al agua y hay que saber nadar bien para llegar a las aguas termales. 2. Llevad un bañador al que no le tengáis mucho aprecio, porque del azufre se os estropeará un poco. A nosotras la excursión nos pareció entretenida, pero si tenéis pocos días es una cosa de la que se puede prescindir.

Por la tarde cogimos el autobús y nos fuimos a una de las playas de la isla: Perissa. PerissaLa verdad es que, después de haber pasado por Creta, podemos afirmar que Santorini no destaca por sus playas, ya que al ser una isla volcánica no son muy cómodas para tumbarte y para meterte al agua, están llenas de piedras, pero bueno para darte un chapuzón no están mal. Al volver de la playa paramos en Santo winery (sólo tenéis que avisar al conductor de que os bajáis allí, en Santorini lo de las paradas oficiales va por libre), una bodega que habíamos visto en Internet con vistas al mar y donde, al parecer, podías ver el atardecer estupendamente tomándote tu maridaje de vinos y tus tapitas típicas. A priori parecía que no era un sitio muy conocido por los turistas, por lo que no tendríamos que preocuparnos por encontrar sitio, pero cuando llegamos allí nuestra sorpresa fue que se ha convertido en el lugar de moda de la zona y no había ni una sola mesa para sentarnos, así que decidimos ver el atardecer desde el parking (que todo hay que decir, se vio fantásticamente). De ahí volvimos a Fira para cenar un gyros (en el centro hay muchos sitios de comida rápida, normalmente con ofertas de gyros+bebida por unos 5-6).

Atardecer OiaEl último día, aprovechando que nuestro vuelo (Ryanair) a Atenas salía a las 00:00h de la noche, nos fuimos a pasar el día a Oia, sin duda el lugar más lujoso de toda la isla. Sus hoteles y sus tiendas lo demuestran. Es un lugar precioso, pero para nosotras el que menos encanto tiene, porque si dejamos atrás el acantilado bien podríamos pensar que estamos en Marbella. Estuvimos todo el día paseando y la verdad es que para tanto no da. Con una tarde para dar una vuelta y ver el atardecer es más que suficiente. Desde aquí dicen que se ve el mejor ocaso de toda la isla y realmente fue muy bonito, pero estar rodeada de cientos de personas mientras lo ves no es tan romántico. Mucho mejor desde Fira, no lo dudéis.

En definitiva: 3 días fueron suficientes para ver lo que queríamos de Santorini, pero es una isla que puedes adaptar según los días que tengas. Un lugar precioso y con muchísimo encanto. Si nos toca la lotería…que nos reseven una piscina con vistas al mar.


Resumen

CUÁNDO: Agosto 2015

DÍAS: 3

ALOJAMIENTO: Pansion Zaharoula (Fira)

¿DÓNDE COMER?: Mama’s House (Fira)

TRANSPORTE: Ferry Hellenic Seaways; autobús local; teleférico (5€); Vuelo a Atenas

ACTIVIDADES/VISITAS: Excursión al volcán Nea Kameni y Hot Springs

DIVISA: € – Euro (EUR)Conversor de divisa

GALERÍA               MAPA

  Galería - Grecia 2015                 MAPA - Santorini


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Santorini, un lujo en el Mediterráneo
Facebooktwitter
Etiquetado en:             

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *