Waitomo caves – Mangapohue natural bridge – Marokopa falls – Taupo

Día 21: Waitomo caves – Mangapohue natural bridge – Marokopa falls – Taupo

¿Qué hacer?

Waitomo Caves

Seguimos nuestra ruta hacia el Norte de la isla y nuestra primera parada del día fue en las Cuevas de Waitomo, uno de los lugares más mágicos de este viaje. En toda Nueva Zelanda hay muchísimos lugares donde se pueden ver gusanos de luz (glowworm) , un tipo de insecto que emite una luz azulada muy brillante con la que atrae a su presa, que queda atrapada en los hilitos mucosos que hábilmente estos seres luminiscentes van colgando de la roca.

El sitio más famoso donde ver estos gusanos de luz son las Waitomo Glowworm Caves, en la región de Waikato. El recorrido dura unos 45 minutos (55NZD-25€ por persona) y comienza con un paseo por las cuevas a pie, donde van explicando curiosidades de la cueva, de esta zona y de los insectos que habitan en ella. Pero sin duda la parte más impresionante, en la que los ojos se te quedan como platos y te dan incluso ganas de soltar alguna lagrimita, es cuando por fin montas en una barquita y accedes a la gran gruta donde hay miles de gusanos de luz. La experiencia es realmente conmovedora, de verdad, porque parece que de repente te encuentres bajo un cielo estrellado. Sin ninguna duda a nosotras nos parece una experiencia obligatoria si vistáis Nueva Zelanda, porque estos gusanos son algo único. En el interior no se pueden tomar fotos, así que no os podemos enseñar ninguna de la gruta, pero vamos, os aseguramos que cuando os vayáis se os va a quedar grabado en la retina, no necesitáis fotos para recordar este mágico lugar.

Mangapohue Natural Bridge

A media hora de Waitomo, adentrándose en la naturaleza, llegamos hasta Mangapohue, donde volvimos a ver formaciones rocosas verdaderamente bonitas. Manhapohue era un antiguo sistema de cuevas del que ahora solo queda un gigante arco de piedra natural de 17 metros. El recorrido es muy sencillo y muy bonito, hay un loop de 20 minutos para llegar hasta el «puente» natural.

Marokopa Falls

Las cascadas Marokopa son otra parada chula en esta zona. Se rumorea que una de las cascadas más bonitas del país, pero es difícil de decir, la verdad, porque Nueva Zelanda tiene tantas que supongo que cada uno acaba teniendo sus preferidas. A nosotras no nos pareció «las más bonita», quizá porque hemos visto muuuuuuchas cascadas, pero sin duda dentro de Nueva Zelanda esta es una de las que más fuerza tiene e impresiona bastante.

Taupo

Para finalizar el día, condujimos hasta Taupo, al otro lado del lago Taupo y «a la espalda» del Tongariro. Esta vez tuvimos más suerte y la niebla se había despejado bastante respecto al día anterior, cuando estuvimos en el parque del Tongariro, y por fin pudimos ver la inconfundible silueta de los volcanes, que parecen los típicos que dibujas en el colegio. Esta parte del lago es muy agradable para dar un paseo con unas vistas de escándalo.

Alojamiento: dormimos con la campervan en Reid’s Farm Recreation Reserve, una zona gratuita junto al río, y muy cerca de nuestra primera parada del día siguiente: Huka Falls y Rotorua.


Descubre nuestra ruta por Nueva Zelanda aquí.

 

 

 

 


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Waitomo caves – Mangapohue natural bridge – Marokopa falls – Taupo
Facebooktwitter
Etiquetado en:         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *