Milford Sound – The Chasm

Día 13: Milford Sound – The Chasm

¿Qué hacer?

Milford Sound:

Sin duda una de las joyas de la corona de Nueva Zelanda es Milford Sound, uno de sus fiordos más famosos. Para llegar allí tienes que conducir por una de las carreteras más bonitas de mundo, la Milford Highway. A nosotras nos hizo muy mal tiempo pero aun así cada dos pasos teníamos que parar para sacar fotos en esa maravillosa ruta, es inevitable, y esto solo era la preparación de lo que estaba por venir.

Para navegar por los fiordos podéis elegir entre varias opciones, peor lo más normal suele ser un pequeño crucero. Hay varias compañías que lo ofrecen y los precios oscilan entre 50-100 NZD (28-55€) pero nosotras finalmente nos decantamos por Jucy Cruises, uno de los más económicos (la vida de mochilera es lo que tiene) pero que tenía muy buenas reviews, y nosotras confirmamos que estuvo genial, la verdad. El crucero con Jucy cuesta unos 60 NZD (30€) y dura unas 2 horas. Además tienes disponible té y café durante todo el recorrido y algunos snacks. Los barcos son grandes y, aunque obviamente hay muchos turistas, hay suficiente espacio para que puedas salir al exterior cómodamente, sin estar enlatados.

Sin duda Milford Sound tiene fama bien merecida, porque es un sitio grandioso. Nosotras lo vimos con el peor tiempo que os podáis imaginar, llovía casi todo el rato (algo que, por otra parte, es bastante normal en esta zona) y aún así salimos totalmente enamoradas de este lugar. De hecho, dicen que Milford con lluvia es incluso más impresionante que con sol, porque hay más agua, así que igual hasta tuvimos suerte.

Imaginad recorrer un fiordo lleno de montañas de mil tonos de verde distintos, de cuyas rocas van manando incontables hilos de agua y espectaculares cascadas. Itzi incluso se animó a salir a la cubierta cuando nos acercábamos a una de las cascadas más grandes y pudo sentir la fuerza del agua cayendo sobre el barco (y sobre ella, que acabó como una sopa). De verdad que Milford Sound nos dejó sin palabras. Si volviésemos a Nueva Zelanda y tuviésemos la suerte de que hiciese sol, sin duda nos plantearíamos recorrerlo en kayak, a nuestro ritmo, disfrutando de este espectáculo de la naturaleza.

 

The Chasm

The Chasm está muy cerca de Milford Sound, también dentro del parque natural de Fiordland, y sin duda merece la pena hacer una parada aquí. Se trata de una zona de piedra en la bajada del río Cleddau donde el agua forma una serie de cascadas sobre la roca erosionada y baja a una velocidad y con una fuerza brutal. Es difícil capturar en imágenes esta potencia del agua, pero en directo impresiona, y especialmente si vais en temporada de lluvia, como nosotras. Además aquí vimos por primera vez a uno de los animales más característicos de Nueva Zelanda: los pájaros Kea. Son monísimos, ¿a que sí? Pues cuidado porque como os despisteis se comen todas las gomas del coche y, no es broma, en el seguro os avisan de que los mordiscos de Kea no están cubiertos, jaja.

Alojamiento: desde Milford Sound tuvimos que regresar de nuevo por el mismo camino, para al día siguiente seguir subiendo la isla por una ruta diferente, así que decidimos pasar la noche otra vez con nuestra campervan en el aparcamiento del Lumsden Information Centre. Como ya comentamos, pese a que es un parking y es gratuito está bastante bien acondicionado para pasar la noche, con baños, mesas para comer y hasta wifi de la biblioteca.

Al día siguiente partimos hacia Queenstown, la ciudad por excelencia de los deportes de aventura.


Descubre nuestra ruta por Nueva Zelanda aquí.

 

 

 

 


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Milford Sound – The Chasm
Facebooktwitter
Etiquetado en:         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *