Coromandel y Northland

Días 24 y 25: Coromandel y Northland

¿Qué hacer?

Para gustos los colores, obviamente, pero sin duda para nosotras la isla Sur de Nueva Zelanda es mucho más espectacular en cuestión de naturaleza que la Norte, pero como teníamos un par de días antes de llegar a Auckland, nuestro último destino en Nueva Zelanda 🙁 decidimos recorrer la parte norte de la isla norte, valga la redundancia, y explorar las zonas de Coromandel y Northland.

Coromandel:

La carretera que recorre la península de Coromandel es la SH25 y la verdad es que la mayor parte del recorrido es muy bonito y hay algunas paradas muy chulas. Coromandel es lugar de escapada habitual de los urbanitas neozelandeses, que aprovechan cuando tienen un poco de tiempo libre para alejarse de la urbe y disfrutar de esta naturaleza que tienen cerquita. Nosotras por ejemplo nos acercamos a Hot Water Beach, una playa muy curiosa, ya que su mayor atractivo es que puedes cavarte tu propia «piscina» en la arena hasta que brota el agua termal, y así puedes crearte tu propio baño caliente a orillas del Pacífico. No suena mal, ¿no? La única pega es que realmente es un sitio que tiene bastante fama y cuando fuimos había mucha gente, pero siempre se puede encontrar un lugar propia para hacerse la charca, jaja.

Seguimos conduciendo por la SH25 y llegamos hasta el pueblo de Coromandel, que tiene bastante encanto ya que conserva muchas de sus casas de madera antiguas. Para comer o para hacer la compra es un buen lugar de parada técnica.

Northland

Desde Coromandel comenzamos a conducir hacia Northland, la parte más al norte de la isla norte de Nueva Zelanda, de ahí queda claro su nombre, ¿no? Nuestra primera parada fue en la cascada de Whangarei, bastante alta y bonita. Cuando nosotras fuimos no llevaba mucho agua, y eso que nos había llovido bien durante todo este mes, pero debe ser que por esta zona no llovió tanto, porque hemos visto fotos con mucha más corriente y que hacen que sea más espectacular.

La siguiente parada fue en Paihia, un pueblo de la zona costera conocida como Bay of Islands. Desde Paihia se puede hacer un recorrido por la playa hasta el pueblo de Opua, que está a unos 3 km.

Tras dejar Paihia, hicimos una breve parada en Waitangi Treaty Grounds, el lugar donde se firmó el primer acuerdo entre británicos y maorís. La entrada al recinto cuesta 40 NZD por persona (22,5€) y la verdad es que, aparte de que teníamos que continuar la ruta, nos pareció un precio excesivo, así que no entramos, pero sí que subimos hasta un mirador que hay allí cerca y disfrutamos de las vistas de la zona de Bay of Islands. La verdad es que las vistas son muy bonitas y estuvimos super tranquilas, porque estuvimos completamente solas sentadas en un banquito un buen rato.

Después hicimos una breve parada en Haruru falls, otra de las cascadas de Northland, esta vez en forma de herradura. Hay tantas cascadas por todos sitios en Nueva Zelanda que llega un momento que ya no sabes si parar o no. A veces te sorprenden y otras veces pues…bueno, te sirven para estirar las piernas, que unas pocas horas conduciendo sí que nos pasamos en este país, jaja.

Cerca de las cascadas está Kerikeri, donde paramos para visitar Kerikeri Mission Station, el primer asentamiento de misioneros en el país. Aquí se encuentran dos edificios históricos de gran importancia patrimonial: Stone Store y Kemp House, la casa más antigua de Nueva Zelanda.

Por último, para terminar el segundo día en Northland, fuimos a Waipoua Forest, un bosque lleno de kauris gigantes, endémicos del norte de Nueva Zelanda y una de las especies de árboles más grandes del mundo. En Waipoua hay varios Kauri Walks, unos senderos con plataformas muy facilitos en los que se puede pasear por este increíble bosque y contemplar los kauris gigantes, entre ellos algunos muy famosos como: Tane Mahuta, el kauri más grande de Nueva Zelanda; Te Matua Ngahere o el «Padre del Bosque», el segundo kauri más grande y el más anciano del país, con una edad estimada de entre 2500 y 3000 años; o Four Sisters, cuatro kauris que han crecido muy muy juntos.

Moved el cursor o el teléfono para ver la foto en 360 grados.

 

Tanto la zona de Coromandel como Northland están llenas de playas kilométricas, miradores, acantilados, bosques y unas vistas y paisajes preciosos, por eso son los lugares elegidos por mucha gente de la isla Norte para hacer escapadas desde la ciudad. Para nosotras no fue un lugar taaaan espectacular, después de toda la naturaleza y el contraste paisajístico que habíamos visto recorriendo el país, que nos había dejado totalmente alucinadas, pero hay que reconocer que es una zona bonita y que si tenéis tiempo no está mal para una escapadita. 

 

Alojamiento: Nuestra última noche dormimos en Port Albert Domain, un área gratis más o menos a 1h de Auckland, nuestro último destino en Nueva Zelanda.

 


Descubre nuestra ruta por Nueva Zelanda aquí.

 

 

 

 


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Coromandel y Northland
Facebooktwitter
Etiquetado en:                 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *