Girona: 5 razones + 1 para visitarla

Este fin de semana hemos visitado una de nuestras ciudades favoritas de Cataluña: Girona. Os damos nuestras 5 razones (+ 1 extra de regalo) para que vosotros también os animéis a descubrir este precioso lugar lleno de arte e historia.

Girona

Girona

1. Girona, Temps de Flors: cuando llega la primavera, Girona se engalana con miles de flores que inundan de color y aromas sus calles, sus monumentos, sus preciosas plazas y sus escondidos patios. Este evento, que suele durar unos 10 días, se celebra desde hace ya más de 60 años y sigue creciendo e innovando en cada edición para posicionar a Girona como un destino europeo digno de conocer. Mayo es sin ninguna duda la mejor época para visitar Girona, ya que además de estar preciosa hay muchas actividades culturales y se puede acceder a lugares que en otras épocas del año permanecen cerrados: en esta edición de 2016, por ejemplo, los visitantes han podido acceder a un espacio en el que se conservan pavimentos muros originales de la época romana. No lo dudéis, para visitar Girona lo mejor es hacerlo en Temps de Flors. Eso sí, la ciudad se llena de flores pero también de visitantes especialmente durante el fin de semana, así que tenedlo en cuenta 🙂

Temps de flors Temps de flors Temps de flors Temps de flors

Temps de flors Temps de flors Temps de flors Temps de flors

2. La Muralla: el recinto amurallado de Girona data del siglo I A.C., pero las partes que actualmente se conservan pertenecen a la época carolingia (s.IX) y a su reconstrucción medieval del s.XIV, además de los baluartes añadidos en el s. XVII. Las murallas, además de estar muy bien conservadas y poseer en sí mismas un gran atractivo turístico, proporcionan un recorrido con increíbles vistas panorámicas del casco antiguo de la ciudad: la catedral, el barrio judío, los Jardines de les Pedreres, el río Ter, las montañas cercanas a la urbe, etc. Un imprescindible cuando se visita Girona.

Muralla Vistas Vistas Muralla

3. La Catedral de Santa María: declarada Bien de Interés Cultural, la catedral se sitúa en el punto más alto de la ciudad y es visible desde prácticamente cualquier punto de Girona. Su impresionante escalinata de entrada es un desafío que merece la pena afrontar para llegar al interior (aunque la entrada de visitantes se encuentra en un lateral, al que se puede acceder desde las calles vecinas sin necesidad de realizar la “escalada” frontal). Mezcla de los estilos románico, gótico y barroco, posee una impresionante nave central gótica que se considera la más ancha del mundo (22,88 metros de anchura y 34 metros de altura). Muy recomendable es también visitar su claustro románico exterior, muy bien conservado.

Catedral

4. Vistas desde los puentes del río Onyar (Oñar): Una de las imágenes más emblemáticas de Girona es esta vista de la catedral y la Iglesia de Sant Feliu desde el río, que cruzan varios puentes. Las casas de la ribera son todas diferentes y están pintadas de vivos colores. La mayoría de ellas son viviendas privadas, pero la noucentista Casa Masó, que alberga la Fundació Rafael Masó, es un museo visitable con un precio razonable (máximo 5 euros). 

Vistas Vistas

5. La gastronomía: Cataluña en general es una de las zonas de España con una gastronomía más destacable. Girona por supuesto no se queda atrás. Muchísima oferta para todos los bolsillos, y multitud de productos de proximidad que los payeses de la zona cultivan y producen con esmero. No en vano uno de los mejores restaurantes del mundo, el Celler de Can Roca, se encuentra en Girona. Aunque nuestra economía quizá no se pueda permitir un sitio de tanto postín, que los hermanos Roca sigan establecidos en la ciudad nos da la seguridad de que en Girona se come muy pero que muy bien. Cuidado, como siempre, con los restaurantes a pie de monumento, que por lo general son caros, malos, y hacen poca justicia al producto local…guirilandia para quien la quiera. Para nosotras no, gracias.

 

Y aquí viene la razón “+ 1″… (alerta spoiler)

Localizaciones de Juego de Tronos: como buenas frikis de las series no podemos resistirnos a mencionar este dato, ya que nuestra preciosa Girona ha tenido el privilegio, junto a otras ciudades españolas, de ser escenario de esta maravillosa serie de HBO. Aunque aún quedan muchos secretos por descubrir de esta sexta temporada, ya tenemos claro que Arya ha vivido momentos muy intensos en Braavos, ubicado en el Barri Vell (entre otras localizaciones ya conocemos el Carrer Bisbe Cartañá, la Plaça dels Jurats o la Pujada de Sant Domènec), y que en la escalinata de la catedral de Santa María, emplazada en Desembarco del Rey, tuvo lugar un acontecimiento de lo más inesperado. Sobre Antigua poco ha sido desvelado por el momento, pero sabemos de buena tinta que Samwell Tarly y Gilly estuvieron por tierras gironenses, así que tardaremos pocos capítulos en ver alguna escena reveladora.

Juego de tronos

Y por si tooooodo esto no es suficiente para convenceros de que visitar Girona merece mucho la pena, a muy pocos kilómetros hay multitud de lugares de gran interés para todo tipo de públicos que os completarán una escapada perfecta. Entre otros:

Figueres: para los enamorados del arte de Dalí es un imprescindible.

La Garrotxa: amantes de la naturaleza y los productos con sabor a tradición (especialmente los dulces y embutidos) no dudéis en visitar esta región.

Calas de ensueño: no hay que irse muy lejos para encontrar calas de aguas turquesas, las tenemos bien cerquita en la Costa Brava.

¿Os habéis decidido ya? 🙂

GALERÍA            

  Galería - Girona

ALOJAMIENTO: encuentra los mejores hoteles en Girona

TRANSPORTE: vuelos baratos a Girona

¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂             

Girona: 5 razones + 1 para visitarla
Facebooktwitter
Etiquetado en:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *