5 días en Vancouver Island

Vancouver Island es uno de los lugares más bonitos de British Columbia por sus increíbles paisajes y su vida marina. Nosotras hicimos un pequeño roadtrip de 5 días cuando vinieron a visitarnos los padres de Sandra y nos quedamos con ganas de explorar mucho más.

5 días en Vancouver Island

 

¿Dónde dormir en Vancouver Island?

En Vancouver Island utilizamos Airbnb para todos nuestros alojamientos, ya que siendo 4 nos salía mejor alquilar apartamentos enteros y estuvimos encantados. Si os animáis a abrir una cuenta en Airbnb os regalamos 25€ de descuento en vuestra primera reserva 😉

Si sois más de hoteles/hostales, podéis utilizar buscadores como Booking.com para encontrar alojamiento para todos los gustos y presupuestos. En Victoria especialmente hay muchas opciones para elegir, ya que es la capital de British Colombia y la ciudad más grande de la isla.

Os recomendamos reservar el alojamiento en la isla con bastante antelación, no lo dejéis para el último momento. Vancouver Island tiene mucha naturaleza y por tanto los pueblos y ciudades son pocos y el alojamiento es limitado en según qué zonas, por ejemplo en Tofino o Ucluelet. Nosotros fuimos en Agosto y el alojamiento para estas fechas está complicado y carísimo si no planeas con tiempo.

 

Este fue el recorrido durante nuestro roadtrip:

Día 1: Vancouver – Victoria

Para llegar a Vancouver Island desde Vancouver hay que ir primero al puerto para tomar el ferry. Los ferries salen desde la terminal de Tsawwassen, al sur de Vancouver (en Delta), o desde Horseshoe Bay, en West Vancouver. A Tsawwassen se puede llegar en metro (Skytrain, Canada Line) hasta la estación Tsawwassen, en zona 3. Nosotros ya teníamos el coche alquilado desde Vancouver, así que fuimos en coche hasta el puerto y pagamos el extra para meterlo en el ferry. Los billetes de ferry os recomendamos comprarlos con cierta antelación ya que en temporada alta hay bastante demanda. El precio por trayecto suele estar sobre 16CAD/persona y el coche unos 55CAD.

Desde Tsawwassen los ferries llegan hasta Nanaimo o hasta Victoria. Nosotros viajamos a Victoria en el ferry de las 9:00am, pero en realidad desembarcas en Swartz Bay, a unos 30km de la ciudad. Por eso decidimos viajar ya con nuestro coche y así ahorrarnos el tener que buscar un transporte hasta Victoria (aunque hay autobuses que unen ambos puntos: por ejemplo las líneas 70 y 72)

 

¿Dónde dormir en Victoria?

En Victoria dormimos en un Airbnb, un basement renovado con 2 habitaciones, muy luminoso, a unos 5 min andando del centro (en Queens Avenue) y donde podíamos aparcar nuestro coche sin problema en la calle (100€ los 4 por 1 noche).

Pero como os decimos, en Victoria hay muchísimos alojamientos, así que también podéis utilizar buscadores como Booking.com para encontrar otros hosteles u hostales que se ajusten a vuestro presupuesto.

¿Qué ver en Victoria?

Victoria es la capital de British Columbia (sí, sí, no es Vancouver) y por tanto es una ciudad llena de vida, con universidad y donde se encuentran los principales edificios del gobierno. La ciudad es preciosa (sobre todo si no llueve, jaja) y pasear por el centro es una gozada. Algunos de los lugares que no os podéis perder son:

Inner harbour: Aquí es donde están los edificios parlamentarios, el Steamship Terminal Building y el famoso hotel Fairmont Express.

Muy cerca del puerto se encuentran la calle Government, Bastion Square y Market Square, zonas muy transitadas por las que pasear, comer algo, etc., además de otros edificios interesantes como la catedral de St. Andrews, el conservatorio de música, la Sinagoga Emmanuel, la iglesia St. John The divine. Y no os perdáis Fan Tan Alley, la calle más estrecha de Canadá, que está en la zona de Chinatown.

Cerca del centro podéis visitar también Craigdarroch Castle, un “mini Downton Abbey”. Se puede entrar por 14,6CAD pero con verlo por fuera es suficiente.

Por último, para terminar la tarde acercaos a Fisherman’s Wharf. Aquí hay unas casas de colores de lo más monas y si os apetece podéis cenar pescado en los puestos de comida y restaurantes de la zona.

Día 2: Victoria – Duncan – Chemainus – Ucluelet

Desde Victoria emprendimos el viaje hasta Ucluelet, nuestro campamento base para los próximos días, pero haciendo paradas en dos pueblos muy peculiares: Duncan y Chemainus.

Duncan es un pueblo pequeño pueblo cuyo atractivo principal es que está lleno de tótems.

Chemainus es un lugar bastante hippie donde hay muchísimos murales pintados por todo el pueblo.

Tanto en Duncan como en Chemainus hay señales en el suelo que sirven como guía para que puedas hacer un tour por tu cuenta y no te pierdas ninguno de los totems y/o murales. En cada pueblo pasamos como 1-2h. Son sitios con mucho encanto y muy curiosos, ideales para hacer una pequeña parada y conocer otras partes menos populares de Vancouver Island. Por la tarde-noche llegamos a Ucluelet, un pequeño pueblo cerca de la península de Tofino, pero mucho menos turístico y súper agradable. Allí nos alojamos en un precioso apartamento de Airbnb para 4 personas con jardín (180€ la noche) y nos sentimos como en casa.

 

Día 3: Ucluelet – Tofino y el avistamiento de animales marinos – Ucluelet

Tofino es uno de los destinos estrella de Vancouver Island porque desde allí salen la mayoría de tours para avistar animales, ya sean marinos (ballenas, delfines, focas, etc.) o terrestres (osos, lobos, etc.). El pueblo en sí es pequeñito y no tiene gran cosa, se puede dar un paseo, ir al puerto y comer por allí (pescado sobre todo, obviamente). Nosotros comimos distintos tipos de fish & chips en Big Daddy’s fish fry, muy rico y razonable de precio.

Y por la tarde hicimos un tour de avistamiento de ballenas con Aventura Tofino Wildlife, una empresa familiar de Tofino. Hay muchas empresas tanto en Tofino como en Ucluelet que hacen este tipo de tours, pero elegimos esta porque, después de nuestra malísima experiencia con la empresa de Hawaii, queríamos tener la seguridad de que si no veíamos ballenas nos devolviesen el dinero, y esta empresa nos devolvía el 85%.  Spoiler: no tuvimos que reclamar 😉

El tour de avistamiento de ballenas lo hicimos en speedboat (zodiac) y duró unas 4h. Hay que vestir con ropa cómoda y abrigada, aunque ellos después te dan un traje especial de flotación y un gorro, porque en el mar hace bastante frío y yendo en speedboat más (que por cierto el viaje en zodiac en sí ya mola bastante). El tour es fantástico no sólo porque obviamente vas a ver ballenas, que ya es una locura, sino porque la vida marina de Vancouver Island es impresionante. Durante el recorrido vas viendo un montón de focas, leones marinos, delfines, peces, aves y nutrias de mar con sus pequeñas crías flotando en su regazo. LO MÁS. Y el plato fuerte, claro, son las ballenas. Nosotros tuvimos buena y mala suerte. Buena, porque conseguimos ver durante bastante rato y muy de cerca (pero respetando las medidas de seguridad para no acorralar a los animales) a 5 ballenas jorobadas (Humpback) que estaban comiendo, 2 de ellas jóvenes. Mala, porque había bastante niebla y no pudimos verlas mar adentro, por lo que tuvimos que quedarnos cerca de la isla y allí las ballenas no tienen suficiente profundidad para hacer muchas acrobacias, así que tuvimos que conformarnos con ver muchos lomos, muchas colas y muchos resoplidos de aire. Pero vamos, que aunque no saltase ninguna delante de nuestro barco (¡ojalá algún día!) el hecho de poder contemplar la magnitud de estos animales es todo un privilegio y no te deja indiferente.

Día 4: Ucluelet – Wild Pacific Trail – Old Cedars Trail – Bog Trail – Ucluelet

Nuestro 4º día en la isla fuimos testigos de un acontecimiento único, ya que coincidió con el mayor eclipse solar del siglo. Así que el padre de Sandra, que es de lo más ingenioso, se inventó un sistema para ver el eclipse a las mil maravillas con una bolsa negra muy muy opaca. De esta guisa nos veían los vecinos en el patio, jajaja.

Una vez terminado el eclipse, nos fuimos a recorrer una parte del Wild Pacific Trail. Aunque está muy cerca del pueblo de Ucluelet, nosotros fuimos hasta la entrada en coche (se puede aparcar gratis en el parking de grava que está junto a Terrace Place). El Wild Pacífic Trail es un recorrido precioso por el bosque rodeando la costa. Tiene muchísimos miradores al mar y un faro. Nuestra casera nos recomendó hacer el recorrido  en dirección opuesta a las agujas del reloj, para así ver el faro más tiempo. En hacer todo el recorrido se tardan unas 2h, es un paseo bastante fácil y os aseguramos que su belleza es difícil de olvidar.

Porque la tarde fuimos a otros dos lugares cercanos: el Old cedars trail (con unos árboles enormes) y el Bog trail (un humedal). Cerca de Ucluelet también se puede ir a Florencia beach o  a South beach. Y nosotros nos quedamos con las ganas de ir en la busca del Canso bomber crash (entre Ucluelet y Tofino). Es un avión que se estrelló y sus restos siguen en el medio del bosque, pero lo descartamos porque cuando llueve hay mucho mucho barro.

Día 5: Ucluelet – Cathedral Grove – bosque McMillian – Quallicum Falls Nanaimo – Vancouver

Nuestro último día de roadtrip lo dedicamos a hacer el recorrido entre Ucluelet y Nanaimo, desde donde regresamos a Vancouver.

En el camino hicimos un par de paradas. La primera en Cathedral Grove y el Bosque McMillian, para ver los gigantescos árboles centenarios. Hay dos rutas: la del sur es la de los árboles más grandes, pero merece la pena hacer las dos. Aquí hicimos nuestra propia versión de “¿Quién vive aquí?”, porque al padre de Sandra le gustó tanto esta zona que se quería quedar a vivir en una casa árbol 😉

Después visitamos Qualicum falls y vimos desde el coche la playa gigante de Parksville. Nuestro último punto antes de regresar a Vancouver en ferry fue Nanaimo, pero la verdad es que desde el coche ya vimos que la ciudad no tenía muchos atractivos, así que no paramos. Desde Nanaimo se puede tomar el ferry de vuelta a Tsawwassen o a Horseshoe Bay en el Norte, dependiendo de si volvéis directamente a la ciudad o si os gustaría explorar los alrededores del Norte de Vancouver, como Squamish, Whistler o Joffree lakes, una zona preciosa que os recomendamos mucho mucho hacer.

 

Vancouver Island nos encantó y nos habría encantado poder tener más tiempo para recorrer la parte Norte, donde hay montañas y hasta glaciares. ¡Pero desde luego no descartamos regresar algún día!


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

5 días en Vancouver Island
Facebooktwitter
Etiquetado en:                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *