4 días en las Rocosas canadienses o “las Rockies”

La típica estampa cuando se piensa en Canadá tiene alucinantes paisajes llenos de montañas nevadas y lagos turquesas. Pues no todo el país es así ni mucho menos, pero esta postal existe y se encuentra nada más y nada menos que en las Montañas Rocosas de Canadá, más conocidas como las “Rockies” o “Rocky Mountains”: el inicio de las famosas Rocosas que cruzan gran parte del continente americano y que en Canadá limitan las provincias de Alberta y British Columbia.

4 días en las Rocosas canadienses o

“las Rockies”Rockies

En las Rockies puedes invertir todos los días que quieras, porque no te cansarás de ver montañas, lagos y otros muchos atractivos de esta zona. El precio desde luego es un factor a tener en cuenta a la hora de planificar, porque las Rockies, amig@s, son un destino no excesivamente lowcost. Nosotras tuvimos muuucha suerte porque hicimos nuestra Working Holiday en 2017, año que coincidió con el 150 aniversario de Canadá, así que todos los parques nacionales públicos eran gratuitos. Cada parque suele tener un precio de entrada diario de entre 7-10 CAD por adulto (los menores de 17 años entran gratis), o se puede adquirir el pase anual por unos 86 CAD/persona (0 136 CAD en total si sois un grupo compartiendo coche), que da acceso a parques y muchos sitios históricos.

Nosotras estuvimos 4 días en total en las Rockies + 2 días de trayecto desde y hacia Vancouver con algunas paradas, ya que fuimos en coche alquilado. Aquí os contamos nuestra ruta por las alucinantes Rockies:

TRAYECTO DE IDA: Vancouver – Kelowna

Como veníamos de hacer otro viaje (por Vancouver Island) no queríamos hacer todo el camino de una vez, ya que desde Vancouver hasta las Rockies son como 12h conduciendo. Así que hicimos una parada técnica en Kelowna, pueblo donde van muchos mochileros a la recogida de la fruta. El pueblo a parte de un lago mono no tiene mucho más, pero para usarlo como lugar intermedio no esta mal. 

Kelowna

Dormimos en el Hostal Samesun en habitación compartida por 78 CAD (unos 53 EUR), con desayuno incluido.

DÍA 1: Kelowna – Mount Revelstoke – Glacier National Park – Golden

Mount Revelstoke

Al dirigirte hacia el Norte ya vas viendo cómo las montañas van creciendo…y alucinas bastante. El monte Revelstoke es uno de los primeros que te permite acceder hasta casi la cima para contemplar las vistas. Antiguamente servía para realizar saltos de esquí y de hecho puedes ver desde dónde se lanzaban.

 

Glacier National Park

Desde Revelstoke continuamos el camino hacia el Glacier National Park (7,8 CAD) e hicimos una primera parada en el parque Rockgarden, donde se puede hacer un trail facilito de unos 30 minutos donde se ven rocas gigantes. ¿Cuántos símbolos tallados seréis capaces de encontrar en el recorrido?

 

Lo que mas nos gustó de la ruta de este día fue nuestra segunda parada, para hacer el trail “Meeting of the Waters”, donde como su nombre indica el agua de dos ríos se encuentra en un punto y dobla su fuerza, teniendo un glaciar de fondo como testigo de esta unión. Es un trail fácil y precioso. En este parque hay muchos otros senderos que recorrer, pero especialmente en verano está prohibido hacer ciertos caminos si no sois más de 4 personas, por peligro de ataques de osos. Así que nosotras nos quedamos en el sencillito y la mar de contentas, sin visitantes inesperados.

  

Golden

Dormimos 1 noche en un Airbnb en Golden, porque los alojamientos aquí son más económicos. Nos costó 62 CAD (unos  42 EUR). Si os animáis a utilizar Airbnb os regalamos 25 EUR en vuestra primera reserva 🙂

DÍA 2: Golden – Yoho National Park – Banff National Park – Canmore

Yoho National Park

Comenzamos la ruta de los lagos. El primero fue Emerald lake, en el Parque Nacional Yoho (9,8 CAD), sin duda uno de los mas famosos y que efectivamente no deja indiferente. El agua turquesa (si hay sol es cuando se aprecia de verdad el color), las montañas nevadas, las casitas de madera…¡ahí estaba la postal de Canadá!

Así que cogimos una canoa y estuvimos remando 1 hora. Este lago es de los más baratos para alquilar canoas, “sólo” 60CAD la hora (unos 40EUR), mientras en otros llegan a cobrar hasta 100CAD. Aquí podéis vernos rema que te rema en 360°.

Banff National Park

Después fuimos de camino al Banff National Park (9,8 CAD) para visitar Lake Louise, el más famoso de todos los lagos, el más fotografiado y por lo tanto el más visitado. La carretera ya hacía ver que estábamos llegando a un lugar muy concurrido, y así fue: cientos de coches y autobuses ocupaban los múltiples parkings que había.

El lago es muy bonito, eso no se puede negar, pero la verdad es que la masificación hace que pierda un poco el encanto. Pero bueno, es el más famoso, así que hay que verlo.

Al bajar de Lake Louise hicimos otra parada en Moraine Lake. Aún siendo más pequeño, la forma de las montañas de detrás nos gustó mucho, por lo que le encontramos más encanto que al Louise. Sorry Louise…

Todos estos lagos tienen rutas de montaña para los más deportistas, donde puedes subir a diferentes partes de la montaña, pero a casi todos se puede acceder en coche o andando un poquito, así que es apto para todos los públicos.

Canmore

Como Banff es un lugar bastante caro para alojarse, nos fuimos a Canmore, situado a 20 minutos al oeste de Banff y donde los alojamientos bajan considerablemente de precio. Aquí pasamos una noche en el Hostel bear (ahora se llama Basecamp Lodge) por 76 CAD la noche (51 EUR).

DÍA 3: Canmore – Banff –  Icefields Parkway – Athabasca

Banff

Aprovechamos el día para ir a conocer Banff, un pueblo típico de esquí, con todas las tiendas relacionadas con deportes del frío y decenas de tiendas de souvenirs para llevarte una sudadera de BANFF, algo al parecer muy típico, jaja.

  

Y desde allí emprendimos la ruta por la que dicen es una de las carreteras más bonitas del mundo: Icefields Parkway, la carretera que une Banff con Jasper. Sin duda un placer para los sentidos, especialmente el de la vista.  Esta carretera hay que conducirla, sí o sí, porque quieres parar cada 5 minutos a hacer fotos. Son unas 3:30h, pero puede llevarte todo el día (y se necesita tener los pases de todos los parques nacionales que cruzas). El recorrido está lleno de lagos y más lagos, incluido el alucinante Peyto Lake, montañas inmensas, cascadas y hasta llegar hasta lo que para nosotras fue lo más de lo más: UN GLACIAR a pie de carretera, el impresionante glaciar Athabasca. En teoría por este glaciar sólo puedes caminar con guía porque puede ser peligroso, pero…es que está ahí mismo, y es irresistible, así que todo el mundo camina por el inicio (para hacer trekking ya es otra cosa, claro) y es una experiencia alucinante.

  Peyto lake

para terminar el día dormimos antes de llegar a Jasper junto a las cascadas Athabasca, en el HI Athabasca Falls, un lugar curioso, muy en el medio de la naturaleza, en un entorno increíble y donde por la noche hay que salir al exterior para ir hasta el baño, sabiendo que hay osos por ahí rondando. Puede parecer un poco arriesgado, pero ¿dónde está ese espíritu aventurero? jaja Os aseguramos que no pasa nada eh 🙂

Por si acaso nosotras siempre viajamos con un buen seguro de viajes, en este caso AVI International. Mejor prevenir que curar, ¿no? Y os regalamos un 5% de descuento si vosotros también decidís confiar en ellos para vuestro próximo viaje.

DÍA 4: Athabasca – Jasper National Park – Clearwater

Jasper National Park

Desayunamos en Jasper y dimos una vuelta por el pueblo, pero como no tenía mucho que ver nos fuimos hacia Maligne Lake, en el Jasper National Park (9,8 CAD). En este lago la gente va sobre todo a dar paseos en barco. Es bonito, pero nos gustaron más los otros, así que dimos un paseo y pronto pusimos rumbo hacia Vancouver, pero antes hicimos una parada en Clearwater para visitar al día siguiente las Helmcken falls. De camino a Clearwater puedes ver también el famoso monte Robson.

 

Dormimos en un hostal en Clearwater  de lo más rústico pero muy agradable por 80 CAD (54EUR), el Half Moon Guest House.

DÍA DE RETORNO: Clearwater – Helmcken falls – Othello Tunnels – Vancouver

De Clearwater salimos a primera hora de la mañana para ver la Helmcken Falls, una cascada bastante alta (141m) que en invierno se suele congelar entera. Después  pusimos rumbo a la ciudad y paramos en Hope, donde se encuentran los Túneles Othello, un recorrido corto y bonito por una ruta de antiguas vías de tren elevadas que pasan por distintas cuevas. Es un buen lugar para hacer una parada en el largo viaje de retorno.

 

Si visitáis la costa Oeste Canadá desde luego las Rockies deberían estar en vuestro itinerario, porque es uno de los lugares más espectaculares del mundo, así sin exagerar.


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

4 días en las Rocosas canadienses o “las Rockies”
Facebooktwitter
Etiquetado en:             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *