Road trip: 4 días en la provincia de Quebec

Para poder explorar un poco más la naturaleza de la provincia de Quebec, decidimos alquilar un coche y hacer un pequeño road trip por la zona durante 4 días.

Ruta del road trip: 4 días en la provincia de Quebec

De ruta por la provincia de Quebec

DÍA 1: Quebec – Parc Jacques Cartier – Hébertville

Parque Jacques Cartier

El primer día lo invertimos en visitar el famoso Parque Nacional Jacques Cartier. La entrada al parque cuesta 8,5 CAD por persona (5,80 EUR), ya que no está incluido en la lista de Parques de Canadá que son gratis en 2017 por el 150 aniversario 🙁 Una pena, pero estos quebecois hasta para eso son muuuuy distintos al resto del país.

Tarifas

Dentro del parque se pueden hacer muchas actividades, como montar en canoa, rafting, acampar, hiking, etc. y en invierno hasta paseos con raquetas de nieve. Nosotras como sólo teníamos un día, hicimos un par de hikes de los facilitos. Aquí tenéis la lista de rutas disponibles en el parque. El primero fue el de “Le tourbiere” y el segundo el de “L’apercu” (éste sale directamente del centro de visitantes). Ambos son como de 2km y se hacen bastante sencillos, son aptos para todos los públicos. El que más nos gustó fue L’apercu, porque tiene algunos puentes en el trayecto y hay más variedad. Como siempre, el hecho de que algo te guste más o menos depende de con qué lo compares, jeje, pero tenemos que ser honestas y decir que después de haber visitado parques de British Columbia y Alberta, éste se queda bastante cortito. El paisaje es muy bonito, con montañas bajitas, algunos lagos y riachuelos, pero es menos espectacular que otros lugares de Canadá. Así que podríamos decir que nos desilusionó un poco, aunque nos gustó mucho poder ver los árboles de otoño dejando el suelo lleno de hojas multicolores.

Parque Jaques CartierParque Jacques Cartier

Después de hacer los 2 trekking, salimos de la zona de pago del parque y emprendimos el viaje por carretera hasta Hébertville, el pueblo que utilizamos como dormitorio para recorrer al día siguiente el Lago Saint Jean. Dormimos en Hébertville-Station en un Airbnb por CAD 46 (31 EUR). El pueblo es pequeñísimo pero tiene una iglesia y algunos edificios bastante bonitos, pero básicamente fue nuestro dormitorio, sin más. 

¿Sabéis que os regalamos crédito para vuestra primera experiencia en Airbnb? sólo tenéis que pinchar aquí y registraros en su web, para poder disfrutar de estar como en casa en cualquier parte del mundo 🙂

DÍA 2: lago Saint Jean (Hébertville – Val Jalbert – Saint-Jeanne d’Arc) – Saguenay

Val-Jalbert

Queríamos rodear el inmenso lago de Saint Jean, con una superficie de más de 1000km2 y que más bien parece el mar cuando lo ves.

El punto fuerte de esta ruta era visitar el pueblo histórico Val Jalbert. Un enclave que allá en los años 20 estaba poblado por gente que trabajaba en el molino, ya que aquí se encuentra la cascada Ouiatchouan, que baja con una fuerza enorme. Fue posteriormente abandonado y se convirtió en un pueblo fantasma hasta que en los 60 los hippies volvieron a ocuparlo por un temporada y finalmente hoy en día la mayoría de casas e incluso la escuela han sido rehabilitadas para el turismo.

La entrada para acceder al complejo cuesta 32CAD (22EUR) e incluye: un paseo con un trolleybus para enseñarte dónde está todo lo que hay que ver; la entrada al teleférico que te sube hacia la montaña para ver de dónde proviene la cascada; y la entrada en todos los pequeños museos para conocer un poco más la historia de este lugar. Lo lógico es hacer primero la ruta en el trolleybus y bajarse en el molino, para visitarlo por dentro, subir en el teleférico, etc. y después hacer la vuelta hasta el centro de visitantes caminando y entrando a las casitas, la escuela, etc.

Val-JalbertVal-Jalbert Val-JalbertVal-Jalbert Val-JalbertVal-Jalbert

La entrada nos parece un poco excesiva y sobre todo porque prácticamente todas las explicaciones están en francés (afortunadamente en el bus te dan una hoja con resúmenes en inglés y ahí te apañas tú, porque la provincia de Quebec es así), pero es verdad que lo tienen muy bien preparado y que la cascada es muy espectacular. Así que allí estuvimos unas 3 horas de turisteo puro y duro.

Seguimos por la carretera rumbo hacia el Norte, donde se encuentra el pueblo de St Felicien, conocido por tener un “zoo-reserva” con animales salvajes bastante bien preparado y con mucho espacio para los animales (estilo Cabárceno, con los animales en espacios amplios y el visitante es quien tiene espacio más restringido). Como a nosotras no nos interesaba mucho la actividad y no teníamos mucho tiempo, no lo hicimos, pero podéis ver la experiencia de nuestros amigos de 365 Sábados Viajando y ver si es lo que estáis buscando :). Nosotras seguimos la ruta hacia el siguiente pueblo que nos interesaba: St Jean d’Arc. Lo más destacable de esta zona son el antiguo molino y un puente cubierto muy fotogénico estilo “Puentes de Madison”, donde obviamente pasamos un buen rato sacando fotitos.

Puente cubiertoPuente cubierto

De vuelta dormimos en Saguenay en otro Airbnb, así que pasamos por varios pueblos sin parar mucho.

Esta ruta la verdad es que es bonita pero no es de ¡WOW!. Si quieres conocer la Canadá más profunda, la Canadá de granjas y de, como dice Sandra, “gente en mecedoras con pajilla en la boca” es perfecta, jaja. Es una buena ruta para ver una Canadá más rural, con mucho encanto, y fuera de las grandes ciudades.

DÍA 3: Saguenay – Tadoussac – Baie-Saint-Paul

Saint Rose du nord

Saguenay es conocido por su fiordo, explorado hasta por el mismísimo Jacques Cousteau, así que hicimos la ruta que nos llevaba de Saguenay a Tadoussac para poder observarlo. Se pueden hacer varios cruceros y actividades por Saguenay, si tenéis tiempo, pero si vais rapidito como nosotras o ya habéis visto otros fiordos más espectaculares, el punto perfecto para tener buenas vistas de la zona del fiordo sin meteros propiamente en el agua es en Saint Rose du Nord, un pequeño pueblo precioso y situado en un enclave inigualable. Allí hay varios miradores a los que te puedes asomar para ver la magnitud del enorme río. En la zona del puerto hay un muelle desde donde sacar sacar una fotos estupendas, pero si queréis verlo desde un poco más arriba, se puede subir a los dos miradores situados en la montaña (se accede por detrás de las cafeterías del puerto).

Mirador Mirador

La carretera que lleva a Tadoussac es preciosa, ya que fuimos en otoño y todo estaba salpicado de árboles de distintas tonalidades, verdes, naranjas, rojos…parecía un cuadro impresionista.

El mayor atractivo de Tadoussac es el avistamiento de ballenas. Sí, ballenas en el río, pero es que el río San Lorenzo no es un río cualquiera. Hay varias agencias que ofrecen sus tours, pero dada nuestra relativa “mala” suerte con los avistamientos de cetáceos y porque no teníamos mucho tiempo, no contratamos ningún tour,  pero sí queríamos ver el pueblo y aprovechar para dar un paseo por su trail “Sentier de la Pointe-de-l’Islet” para ver si había suerte y algunas se dejaba ver. Lamentablemente (y obviamente para nosotras) no hubo suerte, jaja, pero aún así el pueblo bien merece una visita, aunque sea una parada técnica para comer. Nosotras comimos en Le bateau, un buffet tipo hotel y bien de precio donde pudimos probar uno de los platos más famosos de la provincia de Quebec: la tourtiere.

TadoussacTadoussacTadoussacTadoussac

Desde Tadoussac continuamos la ruta hacia el Sur, cruzando el río de Saguenay. Para ello disponen de un ferry gratuito que sale constantemente y en unos 10 minutos te cruza hacia el otro lado. Muy práctico.

Entre Tadoussac y Baie Saint Paul (nuestro pueblo para dormir) el paisaje también es muy bonito, ya que vas casi todo el tiempo al lado del rio San Lorenzo.

Para dormir elegimos el Aubergue Dels Balcons. Un antiguo convento de las franciscanas de María donde dos de sus plantas han sido transformadas en un albergue. Habitaciones privadas (literas) y compartidas, con una sensación de estar viviendo realmente en un convento, ya que los muebles y la decoración mantienen la esencia, pero las camas son nuevas. Sin duda curioso y muy bien de precio. 54CAD (36EUR) la noche las dos. Para reservarlo lo hicimos desde su web pero es un poco complicado enterarse, y si el francés además no es lo vuestro os recomendamos mejor que lo hagáis desde Airbnb, donde también tienen un anuncio publicado y es mucho más sencillo.

Albergue Dels Balcons Albergue Dels Balcons

DÍA 4: Baie-Saint_Paul  – Catedral  Sainte Anne de Beaupre – Cascadas de Montmorency – Isla de Orleans

Catedral

Comenzamos el día recorriendo el coqueto pueblo de Baie-Saint Paul. Como todos los de la zona, está lleno de casitas de madera muy bien cuidadas, con tejados y adornos de vivos colores. Además en Baie-Saint-Paul abundan las muestras artísticas, por lo que durante todo el paseo se pueden ir observando tanto murales como esculturas por la calle, y obras de artistas contemporáneos en sus numerosas galerías de arte.

Baie Saint Paul Baie Saint Paul

La siguiente parada debería haber sido el cañón de Santa Ana, pero nuestra querida Canadá quiso que nos sintiésemos como en casa (entiéndase como casa Vancouver) y nos regaló una buena cantidad de lluvia durante el resto del día…así que cuando llegamos al cañón diluviaba y preferimos continuar el trayecto en coche, que ya hemos visto muchos cañones y no había necesidad de pillar una pulmonía por éste, jeje. Lo mismo nos ocurrió después con las cataratas Montmorency, que las vimos desde el coche, calentitas y tan ricamente, jeje, porque se ven desde la misma carretera. Por lo que nosotras pudimos ver, no os recomendaríamos pagar para entrar, a no ser que vayáis a tomar el teleférico.

Después llegamos hasta Saint Anne de Beaupre y fuimos a ver su famosa catedral. Nos sorprendió mucho lo grande que es, teniendo en cuenta que el pueblo es bastante pequeño. Pero es cierto que nos ha chocado, en general, la cantidad de iglesias que hay en toda la provincia de Quebec, con la poca gente que vive aquí…

Saint Anne de BeaupreSaint Anne de Beaupre

La última parte del día la dedicamos a visitar la Isla de Orleans, situada en el medio del río San Lorenzo y a muy pocos kilómetros de la ciudad de Quebec. Fue uno de los primeros asentamientos franceses y se nota por su arquitectura y su herencia patrimonial. Empezamos por Santa Petronila y continuamos por todo el perímetro de la isla, que pese a tener varios pueblecitos de cuento, es bastante rural. La mayor parte de la isla está llena de campos de cultivo (de fresas, manzanas y maíz sobre todo), granjas, graneros típicos de película y casas preciosas de estilo colonial. Para finalizar el día queríamos ir a alguna sucrerie, para probar el auténtico sirope de arce (maple) y todos los productos fantásticos que los quebecois hacen con este manjar líquido, pero como estábamos fuera de temporada, estaba todo cerrado 🙁 Si podéis aprovechar la primavera o incluso el verano para ir por allí, mejor que mejor, así podréis visitar alguna de estas sucreries y degustar sus fantásticos menús con sirope de arce…mmmm.

Isla de Orleans Isla de Orleans

Y aquí termina nuestro road trip por la provincia de Quebec. Siendo honestas, no podríamos decir que la zona es super espectacular en cuestión de paisajes o que deja boquiabierto a cada paso, porque evidentemente hay otros lugares de Canadá mucho más alucinantes. Pero sí que nos gustó mucho visitar estos pueblecitos porque la provincia de Quebec es absolutamente única, no tiene nada que ver con el resto de Canadá, y si uno sólo se queda en visitar las grandes ciudades, sin duda se pierde gran parte del encanto rural de este territorio.

Alquiler de coche en Canadá: para alquilar un coche en Canadá sólo se necesita una tarjeta de crédito y el carnet de conducir de la nacionalidad que sea. Nunca te piden el carnet internacional, pero es bueno llevarlo por si acaso.  El coche lo alquilamos con AVIS, la compañía que, honestamente, nos ha dado las mejores condiciones en Canadá, tanto de precio como de calidad y facilidad para todo. Con AVIS Canadá, cuando buscas un coche en la página web automáticamente añaden el gasto del seguro completo (excepto seguro personal y de pertenencias, que es opcional pero también puedes añadirlo en la web) y kilometraje ilimitado, que son los dos extras que suelen casi duplicar el precio original del alquiler sobre esas ofertas “baratas” que se pueden encontrar en buscadores tipo Priceline, etc. Aquí desde el principio supimos lo que íbamos a pagar, sin tener sorpresas en la oficina. Hemos alquilado dos veces con ellos, una en British Columbia y otra en Quebec, y las dos veces ha ido de lujo. Esta vez nos costó CAD 162 por el alquiler 4 días, que no está nada mal (unos 110 EUR).

¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Road trip: 4 días en la provincia de Quebec
Facebooktwitter
Tagged on:                     

6 thoughts on “Road trip: 4 días en la provincia de Quebec

  • 26 octubre, 2017 at 08:43
    Permalink

    Me parecen pueblos con mucho encanto y el paisaje tambien es muy bonito, las fotos muy chulas.
    Un beso

    Reply
    • 26 octubre, 2017 at 19:51
      Permalink

      Es un paisaje muy distinto al de British Columbia, que es el que nosotras conocemos más, por eso nos pareció muy encantador, sobre todo en otoño. ¡Un abrazo!

      Reply
  • 26 octubre, 2017 at 09:28
    Permalink

    Me ha flipado la cascada Ouiatchouan!! Ojalá la hubiera incluido en mi itineario… A mi las cataratas de Montmorency me enamoraron, y eso que hacía un frío que pelaba, pero fue alucinante ver los bloques de hielo enormes y el agua que caía con fuerza… También os digo que yo no pagué por aparcar, no sé si fue porque fuimos muy pronto por la mañana o porque era invierno y no están abiertas las atracciones, pero nos salió gratis…
    A Tadoussac queríamos ir pero no era época de avistamiento de ballenas… Para la próxima!
    Bueno, espero que la próxima visita a Canadá sea Vancouver, jajajaja…
    :*

    Reply
    • 26 octubre, 2017 at 19:50
      Permalink

      ¡Hola Carla!
      La verdad es que Val Jalbert nos gustó un montón, porque es un sitio muy peculiar y la cascada es muy chula. La de Montmorency pues la verdad es que desde la carretera impresiona mucho, luego pudimos verla también desde la isla de Orleans, es muy obvia como para hacer a la gente pagar por verla, jaja, pero creo que vosotros tuvísteis suerte, porque en principio el parking se paga todo el año (CAD 7,5 en temporada baja y CAD 10,57 en alta). Dejamos aquí la web de tarifas por si a alguien le interesa alguna actividad 🙂 https://www.sepaq.com/ct/pcm/tarifs.dot
      Un abrazo guapa, ¡y a seguir viajando mucho!

      Reply
  • 28 octubre, 2017 at 08:02
    Permalink

    Esta claro, Canadá es un país que no te lo acabas. Yo, que he vivido allí, nunca dejo de sorprenderme.
    Os quiero felicitar por el gran trabajo que estáis haciendo, Vuestras explicaciones son magnificas y creo que son de gran ayuda para la gente que quiera viajar a esa zona del mundo,
    Gracias por promocionar Canadá, el país que fue mi hogar y al que siempre añorare.

    Reply
    • 30 octubre, 2017 at 23:07
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario, siempre nos encanta saber que nuestros consejos sirven 🙂
      ¡Un saludo!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies (¡qué ricas!) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies