Cracovia: cuatro días en la ciudad y sus alrededores - Oh My World!

Cracovia: cuatro días en la ciudad y sus alrededores

Descubriendo Polonia: Cracovia

Seguimos nuestro recorrido por Polonia: la siguiente parada fue Cracovia, una de las ciudades más bonitas del país y con más atractivos turísticos. Su cercanía con el campo de concentración de Auschwitz, epicentro del terror de la época nazi, hacen de esta ciudad una parada obligatoria para quienes quieran conocer de primera mano la terrible historia del Holocausto. Os contamos nuestra visita de 4 días a este increíble lugar.
Cracovia

¿CÓMO LLEGAR A CRACOVIA?

Llegamos en tren desde Varsovia. El recorrido de unas 3 horas y media nos costó 22€ en total. En el tren nos tocó el vagón “chiquipark”. Sí, sí…un chiquipark en toda regla. No habría más de 20 asientos, y todo el resto del espacio lo ocupaban colchonetas, juegos para niños, balones…imaginaos el ruido que había todo el trayecto. Obviamente no te avisan en ningún sitio de que eso existe y que te puede tocar, simplemente tuvimos mala suerte, parece. Si vais con niños es perfecto, porque estarán de lo más entretenidos, pero si no vais en familia…quizá es mejor pedir cambio de vagón.

 

¿DÓNDE DORMIR EN CRACOVIA?

Como íbamos a estar varios días queríamos un apartamento para poder cocinar y no estar siempre de restaurantes, y encontramos EL APARTAMENTO: precioso, limpio, reformado, cerca del centro y barato (Lounge Apartments a 31€ la noche). No os asustéis con la fachada, porque es fea a matar, pero el interior es todo lo contrario y estuvimos la mar de bien en “nuestra casita”.

      apartamento    apartamento

¿QUÉ VER EN CRACOVIA?

DÍA 1:

Contratamos previamente un tour en español que salía a las 15.45h cerca del apartamento para ir a las famosas minas de sal de Wieliczka, así que como habíamos llegado al mediodía decidimos comer por los alrededores y así no alejarnos mucho del punto de partida.

El tour de 4 horas incluía el transporte hasta las minas, que están fuera de Cracovia, y el recorrido de 3.5 km por el interior. Nos costó 33€ por persona y realmente creemos que fue buena elección, porque ir por tu cuenta es más jaleo. Las minas son espectaculares y enormes. Hay que tener en cuenta que es un lugar muy turístico y está siempre lleno de gente, pero aún así pensamos que merece la pena ir. Se puede hacer fotos en todo el interior gratis, pero para hacer fotos en la sala más grande, la joya de la corona, te cobran un plus de 10 PLN (2,5€ aprox.) por cámara para poder sacar fotos y hacer videos dentro.

minas de sal minas de sal minas de sal minas de sal

De vuelta en Cracovia decidimos dar una vuelta por el centro y entramos al mercado de la plaza: la Lonja de los paños. Si quieres llevarte un recuerdo de Polonia ahí tienes de todo lo imaginable. En el mercadillo de fuera también, y a veces un poco más barato. El edificio abre hasta las 21:00h, pero los puestos suelen cerrar antes. Si queréis picar algo también es un buen sitio, porque hay comida callejera a buen precio.

Lonja de los paños

 

¿DÓNDE COMER?

El restaurante cerca del apartamento se llama Chata y es una especie de cueva vikinga con mesas y bancos de madera. La comida estaba riquísima (comimos el mejor schnitzel que hemos probado hasta la fecha), y como todo en Polonia fue baratísimo.

Chata   chata

DÍA 2:

El día siguiente era nuestro día de tours “gratuitos”. Si habéis leído otros post nuestros ya sabéis lo que nos gustan estos tours. Por si acaso, explicamos de nuevo: son tours a pie donde tú valoras el trabajo del guía y le das la cantidad que creas conveniente al finalizar el tour. En Polonia los hicimos con la empresa local Free Walking Tour, con guías polacos que hablan español (dependiendo de la ciudad puede que sólo haya tours en Inglés).

Comenzamos el día en el tour Old town de Cracovia (Casco viejo), con nuestra guía ELA, o como su camiseta indica “posiblemente la mejor guia del mundo“. Ambicioso, pero no le falta razón, lo pasamos genial con ella. Visitamos sitios como la plaza del mercado (y escuchamos el famoso toque de trompeta o Hejnał mariacki, desde una de las torres de la Basílica de Santa María), la muralla medieval con la Barbacana, la iglesia St Francis y llegamos hasta el castillo Wawel, unos de los lugares más representativos de la ciudad. Un ruta muy interesante de 2h y media para conocer un poco mejor la ciudad antes de aventurarte a explorar por tu cuenta.

                 Basílica de Santa María Barbacana ELA

Tras el parón para comer y con las pilas cargadas nos pusimos en marcha otra vez para llegar hasta la plaza principal, donde comenzaba el segundo tour del día, también con Ela: el tour judío. Con este tour ya se entra de pleno en la historia del nazismo en Polonia: el barrio de Kazimierz, el ghetto, la plaza de los héroes, la muralla del ghetto, de la que todavía hay algún trozo en pie, hasta llegar a la famosa fábrica de Oskar Schindler. El tour termina aquí, pero tenéis la opción de comprar otro tour ahí mismo para entrar a la fábrica con el guía.

                  muro guetto guetto ruta judía

Nosotras ya habíamos tenido visita guiada de sobra, así que decidimos hacerlo por nuestra cuenta. La fábrica de Schindler es un museo bastante didáctico, aunque toda la información está en inglés. Si no controláis mucho el idioma, mejor hacedlo con guía. Muy recomendable si queréis conocer la historia real de este “cinematográfico” personaje y su importancia en la Cracovia del Holocausto. No le quitaremos mérito al buen Schindler, pero dejemos claro también que no fue el único personaje de la época que salvó cientos de vidas, y que en gran parte, al menos inicialmente, respondía a sus intereses empresariales.

Fábrica Schilder Fábrica Schilder Fábrica Schilder Fábrica Schilder

¿DÓNDE COMER?

BigosComo el primer tour acababa en el castillo comimos en un restaurante muy cerca, Pod Wawelem. Es como una cervecería (¡Qué rica la cerveza en Polonia!), donde las cantidades son quizá un poco exageradas, pero…acabábamos de andar casi tres horas y con chaparrón incluido, ¡nos lo merecíamos! Pedimos dos platos de Bigos: un guiso muy especiado que aquí sirven dentro de un bol de pan. Simplemente DELICIOSO.

Cenamos de camino al apartamento en Miod i Wino…y nos pusimos finas a pierogis fritos y hervidos, acompañados por supuesto de cervezas de gran tamaño, que en Polonia es muy rica y barata.

 

DÍA 3:

Este día lo reservamos para ir al Auschwitz-Birkenau Memorial and Museum. Auschwitz está a unos 70 km de Cracovia, alrededor de 1 hora de coche. Nosotras no teníamos coche alquilado, así que fuimos en autobús (también podéis contratar un tour desde la ciudad): en la estación de autobuses hay que coger el que va dirección Oświęcim. Es un bus de línea que va haciendo muchas paradas en el camino, y la verdad es que el trayecto se hizo bastante largo (alrededor de 1h y media), por lo que el alquiler de coche puede ser una opción cómoda, sobre todo para no tener que esperar mucho cuando acabas la visita. El autobús se coge en la estación MDA w Krakowie, al lado de la estación de tren Krakow Glowny. Hay varios autobuses de distintas compañías que van a este destino, pero aunque parezca complicado no tiene mucho misterio. Podéis buscar los autobuses en la web de MDA el día antes (en el resumen) o ir directamente a la taquilla por la mañana y preguntar por el siguiente bus a Oświęcim (intentar aclararse con los horarios del panel es casi misión imposible). Os recomendamos coger un autobús pronto por la mañana, para poder entrar en los primeros turnos a Auschwitz (los tours en español en 2014 eran a las 10.30 a.m., 12.15 p.m., 2.30 p.m.).

Auschwitz

Qué decir de Auschwitz…

Hay dos maneras de pensar respecto a este sitio. Hay quien cree que un lugar tan trágico como éste se ha convertido en un “circo”, cobrando entradas y haciendo tours; y otros que piensan, entre los que nos incluimos nosotras, que este tipo de sitios deben existir, para que su historia no caiga en el olvido, y que debería ser una visita obligada para todo el mundo, casi como una asignatura de la escuela. Teatralizarlo no, pero conocerlo sí.

AuschwitzDicho esto, nosotras cogimos el tour por el museo en castellano. Si quieres ir por libre debes hacerlo en unos horarios muy restringidos, así que por practicidad nos venía mejor hacerlo guiado (después en Birkenau te dejan recorrer libremente sin guía).

Las imágenes del campo de concentración hablan por sí solas, pero no ilustran lo duro que es caminar por sus senderos, entrar en los barracones e incluso en la cámara de gas donde tantos miles de personas murieron por el simple hecho de ser quienes eran. El corazón se hace trizas, sobre todo al pensar en que esta barbarie terminó hace tan sólo unas décadas. Pero es un lugar que te deja marcado de por vida y te hace pensar.Auschwitz El recorrido por Auschwitz (y especialmente por Birkenau) es sobrecogedor. Cuando se estudia la historia del holocausto siempre se habla de cifras, de atrocidades…pero se quedan en cierto modo sobre el papel. Entrar sola a uno de los barracones más alejados en Birkenau y quedarse en silencio un par de minutos tratando de imaginar cómo debía ser la vida (o más bien la muerte en vida) de las miles de personas hacinadas, enfermas y aterrorizadas que pasaron por allí…es una experiencia que remueve el estómago y hace plantearse la vida de otra manera. Uno no vuelve a casa y se olvida tan fácilmente de lo que ha visto, os lo garantizamos. Sin duda nosotras lo recomendamos 100%, pero cada cual que decida.

Auschwitz Auschwitz

 

¿DÓNDE COMER?

Nosotras llevamos unos bocatas para comer por allí. Cuando se termina la visita por el museo se hace una parada para ir al baño o comer algo, antes de coger el autobús gratuito que lleva al campo 2. Hay algunas máquinas expendedoras por si no habéis llevado nada de comer (aunque igual el estómago no lo tenéis para probar bocado, también hay que decirlo).

Para cenar fuimos a un restaurante muy bonito en Cracovia: Morskie Oko, con música en directo y deliciosa comida típica polaca. 

 

DÍA 4:

El último día lo aprovechamos para ver cosas que se nos habían quedado colgadas en los días anteriores. catedralNos acercamos hasta el castillo de Wawel, dividido en varios espacios y cada uno tiene una entrada a precios diferentes. Es un auténtico lío averiguar qué ver, y la gente hace unas colas tremendas para no quedarse sin tickets, porque hay aforo limitado.Si queréis ver “la dama del Armiño”…¡a la cola! Porque los tickets vuelan. Para ver el dragón no hace falta pagar ni hacer cola, basta con darse una vuelta por el paseo que está detrás del castillo y esperar a que eche sus famosas bocanadas de fuego. En el castillo nosotras sólo entramos en la catedral y no pasamos a ninguna sala, porque caía un chaparrón de escándalo y no estaba el día para hacer fila en las taquillas,  por lo que no podemos confirmar si es imprescindible o no, pero si sois amantes de los castillos, adelante. 

En nuestro caso preferimos volver al barrio judío para entrar en la sinagoga Remuh, la única que todavía ofrece servicios religiosos. Tiene un cementerio detrás al que también podéis acceder pagando la entrada, que cuesta alrededor de 1€. Si nunca habéis visto un cementerio judío no dudéis en entrar, porque es interesante ver las tradiciones funerarias de distintas religiones. En los cementerios judíos, por ejemplo, veréis lápidas cubiertas de piedras en vez de flores.

kasimierz Sinagoga Cementerio

 

¿DÓNDE COMER?

La mejor sopa de cebolla que hemos comido en nuestra vida (sin exagerar ni pizca) fue en el barrio judío Kasimierz, Dawno temu na kazimierzuen el restaurante Dawno temu na kazimierzu, al lado de la sinagoga Remuh.Dawno temu na kazimierzu La decoración del sitio es preciosa, todo cuidado al detalle. Tomamos la espectacular sopa de cebolla caramelizada de primero y pato de segundo. Es el restaurante más caro que hemos pagado en todo el viaje, y más o menos fueron unos 15€ por persona, para que os hagáis una idea del nivel de precios de Cracovia y de Polonia en general.

Por la tarde volvimos al centro porque queríamos subir a algún punto alto de la ciudad, así que fuimos a la torre del ayuntamiento, en plena plaza del mercado. La entrada cuesta 1.50€ más o menos. Las vistas están bien, pero no imprescindibles, así que os podéis ahorrar los 110 escalones empinados de la subida.

THE END…

Sin duda Cracovia es la ciudad más completa para una escapada a Polonia. Si tenéis que elegir visitar sólo un sitio del país, no lo dudéis. A nosotras nos pareció un sitio maravilloso y que nos ha marcado de por vida.

Después de Cracovia nos dirigimos a nuestro último destino en el país: Wroclaw (o Breslavia en castellano).


 

Resumen

CUÁNDO: Agosto 2015

DÍAS: 4

ALOJAMIENTO: Lounge apartments

¿DÓNDE COMER?: Chata; Pod Wawelem; Miod i Wino; Morskie Oko; Dawno temu na kazimierzu

TRANSPORTE: tren desde Varsovia; bus a Oświęcimvuelos baratos a Cracovia

ACTIVIDADES/VISITAS: minas de sal de Wieliczka; Free Walking Tour; fábrica de Oskar Schindler; Auschwitz-Birkenau Memorial and Museum; Castillo Wawel

DIVISA: PLN – Zloty polacoConversor de divisa

GALERÍA               MAPA

  Galería - Varsovia                 MAPA - Cracovia

¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Cracovia: cuatro días en la ciudad y sus alrededores
Facebooktwitter
Etiquetado en:         

2 pensamientos en “Cracovia: cuatro días en la ciudad y sus alrededores

  • 8 julio, 2017 a las 01:33
    Permalink

    Que buena entrada has realizado, no cabe dudas de que Cracovia es una ciudad maravillosa con muchas cosas que hacer.

    Responder
    • 9 julio, 2017 a las 05:05
      Permalink

      Muchas gracias, sin duda es una ciudad maravillosa a la que esperamos volver. Un saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *