Bundaberg - Oh My World!

Bundaberg

BUNDABERG

Alojamiento en Bundaberg: Railway hotel. Un hotel sencillo y limpio. Un poco curioso porque tiene una especie de bar de apuestas en la recepción, pero por lo demás bastante decente para pasar una noche. Precio: 80AUD (50 EUR) la noche en habitación doble.

 

¿Qué hacer en Bundaberg?

Hicimos una parada en Bundaberg porque aquí se encuentra el parque natural de la playa de Mon Repos, uno de los lugares más importantes de anidación de tortugas marinas del mundo y donde los rangers y un equipo de investigadores especialistas en tortugas velan por la protección y conservación de estos maravillosos animales para que puedan seguir anidando en la zona. Nosotras fuimos en Diciembre (verano en Australia), por lo que era la época perfecta para ver a las tortugas desovar (“nesting”), entre Noviembre y Enero. La época para ver la eclosión de los huevos y cientos de pequeñas crías llegar al mar (“hatching”) comienza a partir de Enero y se extiende hasta marzo.

Para la mejor protección de estos animales, el número de plazas disponibles cada noche es muy limitado, por lo que se recomienda reservar con antelación, pero siempre se puede ir allí y esperar un ratito a que entre todo el mundo con reserva, ya que siempre dejan algún espacio disponible de último minuto. Si no tenéis vehículo para llegar allí lo mejor es ir a la oficina de turismo de Bundaberg y contratar con ellos un servicio de recogida, así como reservar las entradas al parque natural. En total el shuttle y las entradas nos costaron 45AUD (unos 30EUR) por persona.Mon repos

Cuando llegas a la entrada del parque se crean grupos según la gente que esté y en cuanto avistan la primera tortuga te llaman por el nombre para ir con el grupo que te toca. Nosotras no tardamos nada en recibir nuestra llamada, puesto que nuestra primera tortuga ya había llegado a desovar y podíamos ir a observarla. Un ranger acompaña a cada pequeño grupo de visitantes todo el tiempo, para dar indicaciones a los visitantes, asegurarse de que las tortugas no se sienten amenazadas y explicar todo el proceso del desove.  Esto es fundamental para asegurar que, pese a que es una “atracción” que atrae a muchos visitantes, se sigue garantizando el turismo responsable. Cuando llegamos donde estaba la tortuga no podíamos creer lo que estábamos viendo: un animal que de cerca parece casi prehistórico excavaba la arena sin cesar para poder enterrar sus preciados huevos y retornar al mar. El comienzo es la parte más complicada y por eso hay que estar a una distancia prudencial, pero una vez que la tortuga ha adquirido el compromiso de desovar en el nido que ha creado, te puedes acercar más. Este es el momento que los rangers aprovechan para tomar medidas y poder identificarlas para su investigación. Es un auténtico privilegio ser testigo de algo tan primitivo y tan bello.

Debido al cambio climático las mareas son cambiantes, así que para garantizar la supervivencia del mayor número de huevos a veces los rangers tienen que desenterrarlos una vez que la madre ha vuelto al agua y trasladarlos a otro nido más seguro que ellos mismos cavan con sus manos (para que se asemeje lo más posible al espacio creado por las tortugas) en la misma zona de la playa, pero un poco más alejados del mar.

Cuando avistas tu primera tortuga tienes la opción de marcharte o de quedarte, por si esa noche tienes suerte y se avistan más tortugas. Nosotras obviamente nos quedamos y lo que ocurrió después rozó la magia. Nos avisaron de que venían más tortugas y fuimos viendo una tras otra hasta que llegó un momento en el que nos encontramos rodeadas de unas 6 tortugas desovando a la vez. Fue una experiencia absolutamente alucinante.

Mon repos Mon repos Mon repos

 


 Descubre otros destinos de nuestra ruta por el Este de Australia aquí.

 

 

 


¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

Bundaberg
Facebooktwitter
Tagged on:         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *