2 días en Montreal

Nuestra última parada en la provincia de Quebec fue la animada ciudad de Montreal.

2 días en Montreal

Montreal

¿Cómo llegar a Montreal?

Si llegáis al aeropuerto de Montreal, el aeropuerto de la provincia que mejores conexiones tiene con el resto del país y también fuera de Canadá, para llegar al centro lo mejor es tomar el autobús express 747, 24 horas al día y 7 días a la semana, que deja en la estación Berri-UQAM station. Al llegar al aeropuerto se puede comprar un billete para este autobús por CAD 10 (6,5 EUR) que no sólo sirve para llegar a la ciudad sino que incluye viajes ilimitados por 24 horas, es como comprar un pase de día para el transporte público de Montreal. Si queréis comprarlo en el mismo autobús tiene que ser el dinero justo, porque no da cambio, y en monedas.

En nuestro caso llegamos en autobús desde Quebec con la compañía Orleans Express (unos 25CAD por persona, 16,5 EUR, pero el precio varía según el punto de origen, el día, la hora, etc.), que nos dejó más o menos en el centro de la ciudad.

¿Dónde dormir en Montreal?

Nosotras nos quedamos en un airbnb estupendo, regentado por Miguel, un músico mexicano encantador. La casa era muy mona y con todo lo necesario para sentirse en un hogar. Estaba junto al parque La Fontaine, así que teníamos un pequeño paseo al centro, pero no está demasiado lejos.

¿Sabéis que pinchando aquí os regalamos 25 EUR para vuestra primera reserva con airbnb?

 

¿Qué ver en Montreal en 2 días?

Montreal

El primer día lo dedicamos a recorrer parte de la zona antigua (Vieux Montreal) y el Vieux Port. En la parte antigua es donde se encuentran algunos de los edificios más conocidos de la ciudad. Su punto central es la Place d’Armes, donde se encuentra la basílica de Notre Dame (según dicen, una de las más bonitas de Norteamérica, cuesta 6CAD la entrada, unos 4EUR). Además en esta plaza hay dos esculturas muy curiosas que no pasan desapercibidas a los paseantes: “the english pug and the french poodle”, dos snobs con sus respectivos perritos que simbolizan en cierto modo la distancia cultural entre los canadienses de herencia inglesa y francesa.

the english pug and the french poodle the english pug and the french poodle

Cerca se encuentran los Campos de Marte, donde están el ayuntamiento y la corte, dos imponentes edificios.

Campos de MarteCampos de Marte

Desde esta plaza se accede a la zona del puerto a través de la Plaza Jacques Cartier (sí, en todos sitios hay algo que recuerda al Sr. Cartier…), que más que una plaza es una calle ancha en cuesta, con varios restaurantes, artistas tocando música en directo, caricaturistas, etc. Y justo antes de llegar al puerto está la calle Saint Paul, muy bonita, con bastantes tiendas de souvenirs y algunos restaurantes, decorada de manera bastante “cuqui”, como todo en Quebec.

Plaza Jacques Cartier Saint Paul

El puerto de Montreal es una zona animadísima, donde siempre ocurren cosas y donde siempre hay gente paseando, haciendo ejercicio o incluso descendiendo en tirolina (sí, sí…hay de todo). En un extremo está la Torre del Reloj, que honra a los marineros canadienses que fallecieron durante la I Guerra Mundial, y justo debajo hay una especie de “playa” donde obviamente no te puedes bañar, pero que en verano debe ponerse hasta arriba de gente tomando el sol.

Torre del Reloj

En el otro extremo del puerto hay una enorme fábrica en ruinas la mar de fotogénica, la verdad. Justo a su lado hay un barco amarrado que es en realidad un lujoso spa (llamado Botta), y aunque igual ir a un spa no está en vuestros planes, sí que os recomendamos bajar hasta su entrada, ya que desde allí tendréis las mejores vistas de Habitat 67, un famoso complejo de viviendas diseñado por el arquitecto israelícanadiense Moshe Safdie y que no deja a nadie indiferente, ya que ha suscitado opiniones de todo tipo. A nosotras debemos decir que nos gusta, pero vosotros diréis qué os parece 🙂

FábricaHabitat 67 Habitat 67Habitat 67

El segundo día lo comenzamos paseando por el parque La Fontaine, justo al lado de nuestro airbnb, y desayunando como campeonas. Montreal es muy conocido por sus bagels enrollados a mano, y uno de los lugares más míticos para comerlos es en St. Viateur, así que nos fuimos a uno de sus establecimientos y disfrutamos como enanas con este manjar en forma de rosquita. El sitio es un poco caro para comer (más que desayunos sirven menús de mediodía casi, ya que añaden sopa, etc. pero podéis elegir sólo el bagel relleno de muchos ingredientes distintos), pero también podéis comprar los bagels a un precio bastante asequible (entre 0,85 y ,90 CAD por bagel, unos 0,50 – 0,60 EUR) y luego rellenarlos en casa con lo que más os guste 🙂 Sea como sea, los bagels son un 10 absoluto.

Bagel St. Viateur St. Viateur

Con las pilas cargadas nos fuimos a recorrer el centro de Montreal. Paseamos por el Boulevard Saint Laurent y la calle Sherbrook hasta llegar al campus de la Universidad Mc Gill, con unos preciosos edificios históricos y un lugar perfecto para hacer una parada y ser testigos de la activa vida universitaria de la ciudad.  

Boulevard Saint LaurentBoulevard Saint LaurentUniversidad Mc GillUniversidad Mc Gill

Después caminamos hasta la Place du Canada, donde se encuentra la Catedral Marie Reine du Monde (esta es gratis), rodeada de varios espectaculares edificios tanto modernos como antiguos. En una de sus esquinas hay una pequeña iglesia (St. George) a la que entramos por curiosidad y, además de comprobar que era mucho más bonita que la gran catedral (al menos para nuestro gusto), pudimos escuchar cómo una chica tocaba el órgano en directo, y la verdad es que impresiona mucho, el ambiente de la iglesia cambia por completo con el sonido de este instrumento tan característico.

Catedral Marie Reine du Monde St. George

St. George

Para terminar el día, volvimos a recorrer algunos puntos de la zona antigua y del puerto, antes de despedirnos de la ciudad por todo lo alto cenando un clásico canadiense, originario de la región de Quebec: la poutine. En esta ocasión le añadimos carne ahumada (smoked meat), ya que es uno de los ingredientes más típicos de Montreal. Un clásico entre los lugares especialistas en smoked meat es Schwartz’s delicatessen, el deli más antiguo de Canadá y donde permanentemente hay fila de gente esperando para probar sus enormes sandwiches, por algo será…

Nosotras no fuimos a Mont Royal, pero parece ser que desde allí se tienen unas buenas vistas de la ciudad, ni a la isla de Santa Elena, donde se encuentra el parque Jean Drapeau, con la biosfera y el parque de atracciones, pero quizá para la próxima 🙂 En cualquier caso, en dos días podría ser suficiente para añadir estos dos puntos de interés a la ruta, ya que Montreal no es una ciudad muy grande.

Como conclusión, podríamos decir que Montreal tiene mucha vida, es muy multicultural, hay muchísimo arte por todos sitios y si eres estudiante sin duda es una ciudad fantástica para vivir, porque el ambiente universitario es increíble (aunque hay que ser capaz de soportar el crudísimo invierno que se vive cada año, claro, y tener un nivel de francés fluido, porque aunque se habla más inglés que en otras zonas de la provincia, aquí el francés es el indiscutible rey). Como turista, aunque la ciudad es bonita y tiene mucho encanto, se queda un poco a la sombra de otras de la Costa Este como Quebec o Toronto, pero a nosotras nos gustó porque es una ciudad muy viva, muy animada, con muchas cosas ocurriendo al mismo tiempo, así que no es fácil aburrirse.

¡Si te ha gustado compártelo en tus redes! Nos harás muy felices 🙂

2 días en Montreal
Facebooktwitter
Tagged on:             

2 thoughts on “2 días en Montreal

  • 2 noviembre, 2017 at 18:24
    Permalink

    Tiene q ser una ciudad bastante chula, y por lo q explicáis nada aburrida, me encanta como nos lo contais. Un beso preciosas.

    Reply
    • 2 noviembre, 2017 at 19:58
      Permalink

      Gracias Manoli, la verdad es que aunque se queda a la sombra de las demás es preciosa igual.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies (¡qué ricas!) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies